Bloomberg: El hombre que negocia con los corruptos venezolanos en EEUU

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- Se trata de Martín Rodil, un venezolano de 43 años que se desempeñó como investigador de bajo nivel en el Fondo Monetario Internacional en Washington, hasta que fue contratado en 2006 para revisar los pagos de Pdvsa a Irán. Desde allí, empezó a fungir como un colaborador no convencional y como los documentos y pistas que proporcionaba casi siempre resultaron ciertos, se la pasaba en comunicación con la oficina del fiscal de distrito en el Bajo Manhattan

De acuerdo con un artículo publicado en Bloomberg, Rodil ha logrado que más de dos docenas de venezolanos emigren a Estados Unidos a cambio de revelar información comprometedora de altos funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro y sostienen que desde que Donald Trump ganó la presidencia, el despacho de la transición no deja de solicitar sus servicios.

A continuación puede leer parte del artículo:

Para el momento de la reunión en San Martín, en 2014, Rodil se había convertido en una figura clave, compensada y a veces polémica en las investigaciones de Estados Unidos de casos de corrupción y narcotráfico de Venezuela contra funcionarios de alto nivel del gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro y PDVSA. Parte de la información que transmitió -que Irán estaba a punto de colocar misiles en Venezuela, por ejemplo- resultó ser infundada. Pero la mayoría de la información que proporcionó sí fue confirmada, y conforme el populismo izquierdista sudamericano se ha debilitado, la fijación de Rodil por reemplazar al gobierno venezolano se ha convertido en una tendencia generalizada.

Rodil ha ayudado a que más de dos docenas de sus compatriotas emigren a Estados Unidos. Pertenecen a la élite de la diáspora venezolana que huye de una economía destrozada y la agitación social. Entre ellos figuran antiguos generales, ministros y ejecutivos del sector petrolero y un ex juez y guardaespaldas presidencial. El papel que desempeña en sus vidas es a menudo profundo: los persuade de revelar lo que vieron y en lo que participaron. Después evalúa el valor de su información y determina qué agencia gubernamental estaría más interesada en saberla. Establece la relación con la agencia y, a menudo hace algo más: ayuda a sus clientes a mudarse a lugares seguros con teléfonos a prueba de intervenciones, por ejemplo.

Algunos de los que ha entregado han participado en negocios corruptos. Muchos esperan intercambiar lo que saben por una visa o protección en Estados Unidos; otros quieren ayudar a las autoridades estadounidenses a ir tras de sus viejos jefes, colegas y líderes gubernamentales. Sus historias documentan la cruel mezcla de corrupción y mala gestión que se ha dado en Venezuela, que es miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y posee las reservas de petróleo más grandes del mundo. “Martín Rodil ha entregado activos y documentos críticos para los investigadores estadounidenses”, dijo un funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos enterado de los casos.

La victoria de Trump parece haber propulsado el negocio de Rodil. El lunes por la mañana después del Día de Acción de Gracias, conduce su coche mientras habla. Casi tiene demasiados negocios de los cuales encargarse. Mientras recorre Washington, su ciudad adoptiva, su teléfono no deja de sonar. La gente cercana al equipo de transición de Trump le llama para pedir un informe sobre la política venezolana. También hay mensajes de texto por responder, llamadas por hacer, reuniones con los republicanos del Congreso a las que asistir. De pronto se detiene y estaciona su automóvil.

“He trabajado sin parar desde que Trump ganó. Todo el mundo quiere saber lo que significa”, dice Rodil sentado en su coche aparcado, con las luces de emergencia encendidas. Durante su campaña, Trump prometió reprimir al gobierno venezolano. Ahora que resultó victorioso en las elecciones presidenciales estadounidenses, Rodil ha recibido múltiples consultas de altos funcionarios de gobierno y oficiales del ejército venezolano. “La gente está realmente asustada”, dice.

Para leer el artículo completo puede hacer click aquí.