“Yo también soy una víctima de Pablo Escobar”, dice su mano derecha

Crédito: Daily Mail
Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El asesino más temido de Pablo Escobar, “Popeye”, rompió el silencio tras dos años de haber obtenido su libertad, asegurando que nunca tuvo la culpa de matar y que de hecho, era otra víctima del más famoso narco de la historia, publica Daily Mail.

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, ahora con 53 años, cumplió prácticamente una vida en prisión al admitir haber asesinado a 300 personas y ordenado la muerte de 3000 más para el legendario reinado del terror de Escobar.

El colombiano, quien ahora vive escondido y con temor a represalias de los familiares de sus víctimas, dijo estar listo para hablar del Cartel de Medellín, el cual le quitó la vida a por lo menos 600 funcionarios de policía y miles de civiles.

Pero a pesar de perpetrar una carnicería, Vásquez insiste en que sus víctimas fueron “bajas de la guerra” y que no es un asesino. “Las circunstancias hacen al hombre”.

Vásquez prometió hacer revelaciones explosivas sobre su jefe, apodado como “El Rey de la Cocaína” y aseguró que el hombre que una vez ocupó la séptima casilla en la lista Forbes de los más ricos del planeta, era mucho más poderoso de lo que todos imaginaban.

SOBORNÓ SU CAMINO HASTA EL CORAZÓN DE COLOMBIA

“Popeye” también reconoció que la fortuna del narco, valorada en más de 20 mil millones de dólares, le permitió tener el control de la agencia de inteligencia de su país y el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).

Jhon Jairo Velásquez Vásquez “Popeye”

“Yo también soy una víctima de Escobar. Yo no fui responsable por los asesinatos”.

La mano derecha de Pablo Escobar reconoció que no siente ningún remordimiento por sus actos, pero a pesar de ello, vive escondido y temeroso de las represalias que puedan tomar los familiares de sus víctimas.

sumarium

“Sin la participación del DAS en 1980 la muerte de muchos políticos y traficantes de droga, que eran enemigos del Cartel de Medellín, no hubiese ocurrido”.

“En 1986, con Alberto Romero y Carlos Castaño, tomamos control del DAS con nuestro dinero. El DAS fue fundado con dinero del Cartel de Medellín”, añadió.

El ex jefe de inteligencia del DAS, Carlos Castaño Gil, quien encabezó el servicio por 35 años, también era el líder de la organización paramilitar AUC.

Según Vásquez, Escobar fue sobornando su camino hasta el corazón del gobierno colombiano, lo que le permitió llevar a cabo temerarios asesinatos de alto perfil.

El asesino confeso también tiene la fama de haber realizado una serie de ataques mortales contra varios miembros de la política colombiana.

Crédito: Daily Mail

Para el momento en que fue arrestado, se estima que “Popeye” había cometido 250 asesinatos con sus propias manos -incluyendo a su propia novia- detonó 250 carros bomba y se le vinculó con la destrucción de un avión de Avianca en el que murieron 107 personas, solo para asesinar a un pasajero: un candidato presidencial.

Pero a pesar de haber quitado tantas vidas, Vásquez asegura que no tuvo otra opción más que obedecer las ordenes de Escobar y que no siente ningún remordimiento por sus crímenes.

“Yo también soy una víctima de Escobar. Yo no fui responsable por los asesinatos”, expresó.

Se espera que el que fungió como la mano derecha del narco revele otros detalles de su ex jefe y del Cartel de Medellín en un libro que publicará y que llevará por título “Yo sobreviví a Pablo Escobar”.