Pedirán que Kirchner declare en el caso del fiscal Nisman

A más de siete meses del hecho la Justicia mantiene dudas acerca de si Nisman, encontrado muerto el 18 de enero en su vivienda de un disparo en la cabeza, fue asesinado o se suicidió.

Crédito: Reuters
Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Buenos Aires, Argentina. dpa) – La defensa de las dos hijas del fiscal Alberto Nisman, muerto en enero pasado en circunstancias aún no aclaradas por la Justicia, anunciaron hoy que pedirán que la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, brinde su testimonio en el caso.

“Vamos a pedir que (la jefa de Estado) declare como testigo”, confirmó el abogado Juan Pablo Vigliero en una entrevista concedida a radio “América”, de Buenos Aires.

Vigliero recordó que en los días posteriores al hallazgo del cadáver de Nisman la mandataria argentina realizó “afirmaciones” sobre el hecho que podría aportar ahora a la causa judicial.

“La muerte de una persona siempre causa dolor y pérdida entre sus seres queridos y consternación en el resto. El suicidio provoca además, en todos los casos, primero estupor y después interrogantes”, expresó la presidenta Kirchner un día después del hallazgo del cadáver y por medio de una carta pública.

Sin embargo, 72 horas después la jefa de Estado dijo estar “convencida” de que “el suicidio no fue suicidio”, y relacionó el hecho con el vínculo que Nisman tenía con espías de inteligencia que a fines de 2014 habían sido desplazados del Estado.

Si ella -en referencia a la presidenta- sale a hacer afirmaciones de entrada que luego cambia, nos podría interesar. Si contaba con información por la función de privilegio que ella tiene, que la aporte al caso

A más de siete meses del hecho la Justicia mantiene dudas acerca de si Nisman, encontrado muerto el 18 de enero en su vivienda de un disparo en la cabeza, fue asesinado o se suicidió.

Nisman tenía previsto ratificar en el Parlamento una denuncia contra Kirchner y funcionarios de su gobierno por una supuesta estrategia para encubrir a ciudadanos iraníes acusados de participar en el atentado perpetrado el 18 de julio de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, que causó 86 muertos.

Sin embargo, fue encontrado sin vida un día antes en su departamento, situado en uno de los barrios más exclusivos y vigilados de Buenos Aires, pese a contar con una decena de agentes a cargo de su custodia.

Según la investigación del caso, un colaborador suyo, Diego Lagomarsino, le llevó horas antes un arma que Nisman, dijo, le había solicitado por temor a que su familia se encontrara en peligro a partir de la denuncia contra la jefa de Estado.

Nisman sufrió un disparo en la cabeza efectuado con el arma de Lagomarsino, resaltaron las pericias judiciales.

La ex esposa del fiscal, la jueza Sandra Arroyo Salgado, aseguró en varias oportunidades que Nisman “no se suicidó”, sino que “lo mataron”, pero los peritos oficiales desestimaron hasta el momento la hipótesis del asesinato. En las manos del funcionario judicial, en tanto, no se hallaron restos de pólvora.

En una causa paralela a la que investiga la muerte de Nisman un juez decidió días atrás citar a declarar a la madre y la hermana del fiscal acusadas del delito de “lavado de dinero”. El caso también tiene entre los involucrados a Lagomarsino.

Los tres figuran como titulares de una cuenta que Nisman tenía en un banco de Estados Unidos con un movimiento superior a los 600.000 dólares, cifra que, para la Justicia, no condice con el patrimonio declarado por el fiscal.