Los escollos de “corrupción” venezolana llegan a la pantalla latina

El video ha sido muy comentado y difundido por los venezolanos, pues muestra una escena corrupta que ha sido denunciada con fuerza por distintos sectores, sobre todo en los últimos años.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– Hace unos días se difundió a través de las redes sociales un video del programa Caso Cerrado, conducido por la abogada Ana María Polo, en el que se presenta el lío de un “testaferro” venezolano que demanda a su hija por el hurto de 400 mil dólares.

El video ha sido muy comentado y difundido por los venezolanos, pues muestra una escena corrupta denunciada con fuerza por distintos sectores, sobre todo en los últimos años.

A pesar de que resulta escandaloso el caso, resulta aún más llamativo que en programas como estos, con audiencias tan amplias, se muestren “realidades” venezolanas tan profundas con tanta propiedad.

Hay un punto que debe ponerse sobre la mesa: la supuesta realidad de un país está siendo presentada ante un público latino que reside en Estados Unidos. Es la imagen proyectada del venezolano y de un gobierno con la etiqueta de “corrupto”. Cierto o no, son temas densos con cargas políticas y sociales importantes.

Muchos comentarios acompañan al video que está disponible en la plataforma de Youtube, lo critican, lo certifican, lo desmienten. En él, se presentan tramas como: hechos de corrupción desde el Ministerio de Vivienda; el tema de las cuentas en Suiza; y la situación de los médicos cubanos que deciden irse a EE UU desde Venezuela.

El programa comienza como es costumbre con una cita, esta vez del político venezolano opositor Leopoldo López: “Un político corrupto es aquel que invente leyes y luego ayude a sus amigos a no cumplirlas”. 

Antes de dar las conclusiones del caso, un Teniente consultado en el programa advierte que “el discurso hipócrita del régimen de Venezuela está utilizando a las personas y a los testaferros para enviar su fortuna a los Estados Unidos y lamentablemente, pues, Miami y los Estados unidos se están llenando de personas que se han robado dinero de los venezolanos, pero pretenden esconderlo acá (en EE UU)”.

Señala, además, que entregaron una carta ante el Congreso de Estados Unidos “diciendo que se catalogara al narco-régimen de Maduro como un régimen terrorista. También pedimos exponer con pruebas lo que esta pasando en este momento, que una gran cantidad de venezolanos vienen con cuantiosas sumas de dinero, lo hacen con transferencias de bancos extranjeros hacia los Estados Unidos, y lamentablemente, se les permite de manera fácil”.

“Por estos traidores estamos invadidos aquí”, sentencia la doctora Ana María Polo y finalizó diciendo al demandante: “Espero que te deporten a Venezuela, porque puercos como tú no nos hacen falta aquí”.

EL CASO… “LADRÓN QUE ROBA A LADRÓN…”

Crédito: Youtube.

Un sujeto, Esteban, demanda a su hija, María, porque se apoderó de 400 mil dólares: “Se tomó la libertad de robarme y lamentablemente, doctora, yo no tengo ni un centavo (…) Me quitó todo el dinero que tenía”.

Inicialmente, Esteban hizo un depósito a María, supuestamente a través de una cuenta en Suiza, de unos 200 mil dólares para la adquisición de una vivienda, y posteriormente otros 200 mil para “tener una cuenta mancomunada”.

Cuentas en Suiza: La “lista Falciani” es como se conoce en términos periodísticos a la información de más de 130 mil evasores fiscales que Hervé Falciani sustrajo de la filial suiza del banco HSBC y que ha servido en diversos países para destapar casos de evasión fiscal, desde el año 2010. Medios como Misión Verdad, han reseñado que unos mil 138 clientes venezolanos tenían 14,8 mil millones de dólares depositados en el banco suizo HSBC.

Esteban era chofer de autobús en Venezuela y luego se dedicó al negocio de bienes raíces, “un poco pensando en el retiro”.

María alega que Esteban “es un estafador”: “El trabaja con el Gobierno, es un chavista, un madurista (…) Él se une al partido político y le dan un cargo en el Ministerio de Vivienda allá en Venezuela y empiezan, él con todos sus secuaces, a quitarles las casas a los venezolanos”.

“Las personas que tenían más de tres casas allá en Venezuela el Gobierno las expropiaba, ¿qué hacían?, cuando las expropiaban le pasaban al Ministerio de Vivienda, y este señor que usted ve aquí vendía las casas, compraba divisas en dólares y para tapar la falta… él es testaferro de todos esos secuaces”, agrega.

La joven presentó “evidencias”, unas fotografías de Esteban en compañía del presidente venezolano, Nicolás Maduro, que obtuvo a través de su hermano, Leonardo.

Como si el drama principal no fuera suficiente, a este caso se suma otra trama, la del hermano de María, un joven enfermo casado con una Médico Dentista cubana. Se conocieron en Venezuela y se fueron a Estados Unidos. Planearon irse a través de la frontera con Colombia “donde a los cubanos les dan ayuda”.

María no quiere devolver el dinero a su padre, porque lo usará para ayudar a su hermano con su tratamiento y para adquirir viviendas, y alega que “ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón”.

REPLICAN CASOS

En este tipo de programas, es común pensar que hay actuaciones, de hecho, en una especia de encuentro entre “juezas televisivas”, en Chile, en febrero de este año, la conductora de Caso Cerrado ofreció detalles sobre su programa y explicó que en éste “sí se recrean los casos”, reseñó Emol.

“Participar (de su programa) es un proceso voluntario, pues yo no tengo el poder de obligar a nadie a asistir para litigar sobre algún tema… entonces las historias son las que se recrean, aunque son sobre casos reales. El valor que se le da a eso es la lección que se aprende, el método con el que se resuelve”, dijo.

Asimismo, agregó que “las personas que las realizan no son actores, sino que usualmente es gente que siente el tema porque ha estado en una situación parecida al caso que se está llevando a cabo. Entonces ellos no están actuando, sino que están viviendo su problema. Pero sí, hay casos que son recreados y yo no sé cuáles son”.