La cerveza artesanal busca posicionarse

En el país hay cerca de 40 productores independientes.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)En el país hay cerca de 40 productores independientes que buscan posicionarse en el mercado, la mayor parte de ellos agrupados en la Asociación de Cerveceros Artesanales de Venezuela.

Jesús Fernández comparte cómo fue su inicio en esta área: “Básicamente fue una crisis monetaria. Estaba sin empleo, vi un programa de TV por cable en el que había unos maestros cerveceros y comencé a preguntarme cómo hacerlo; si era posible emprender desde prácticamente cero. Hace unos años vinieron a Venezuela unos alemanes, maestros cerveceros, dieron unos talleres y yo me anoté allí”, así lo reseñó El Mundo.

Actualmente, Fernández produce dos marcas de cerveza artesanal: Hagel y El techo de la Ballena; esta última producto que se comercializa de manera regular en el local del mismo nombre en el centro de la ciudad.

Requisitos que deben cumplir 

“La Ley de Licores estipula que industrialmente solo se puede hacer cerveza tipo pilsener (que aquí se conoce comercialmente como Pilsen) y nuestras cantidades están limitadas a 20 mil litros anuales por tratarse de cerveza artesanal. Claro, para mí no es grave porque apenas alcanzo a 500 litros por mes, pero tener un techo de producción instalado impide que podamos crecer. Sabemos que estamos muy lejos de romper el monopolio pero estamos iniciando apenas ese camino”, indicó Fernández.

Por su parte, Érika Méndez, quien produce la cerveza O’Leary, plantea que se está buscando el espacio legal para la cerveza artesanal. “Actualmente no existe una ley apropiada. Falta definir cómo vamos a atender, cómo vamos a producir y cuáles serán los controles que nos exigirán. Es un proceso muy complejo, el marco legal nos ha quedado estrecho y vamos a buscar la ampliación de ese mismo marco”, aseguró.

Los productores de cerveza artesanal defienden su trabajo y lo diferencian claramente de las cervezas comerciales
“Ellos la filtran, la pasteurizan para que dure más en las neveras y eso mata la cerveza. La cerveza artesanal es un producto que está vivo, su levadura. Mi maestro cervecero, que es un alemán casado con una cumanesa, dice que una vez que se hace cerveza, filtrarla es equivalente a hacer un sancocho y darte nada más el caldo. Estamos en un proceso creativo, artístico, de producción gastronómica”, cuenta Fernández.

Méndez encuentra que debe verse a este producto como cualquier otro alimento: “la cerveza artesanal es un producto alimenticio, tiene ácido fólico, nutrientes, la levadura está viva y no es necesariamente una bebida alcohólica. No puedes tomar litros y litros de cerveza artesanal, así que su función no es emborrachar sino refrescar. Nosotros estudiamos en Irlanda y nos trajimos el conocimiento para producir la cerveza al estilo irlandés. Es importante que haya más sabores y oportunidades, y un espacio mucho más diverso”.