“Cacao de Origen”, el proyecto culinario que triunfa sin ayuda del Estado

"Caracas era el lugar donde confluían la vida urbana y la naturaleza antes de que se convirtiera en una de las urbes más inseguras del mundo. Chávez dio poder a los delincuentes porque la consigna era destruir cuanto más mejor"

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Inma Fiuza

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La primera edición del Basque Culinary World Prize recayó sobre María Fernanda di Giacobbe. La caraqueña se hizo acreedora de un premio de 100.000 euros destinados a un proyecto “transformador” en el mundo de la gastronomía.

La chef nacida en 1964 aprendió a cocinar viendo a su madre entre fogones, así se relata en un artículo del diario El Mundo. María Fernanda emprendió el proyecto ‘Cacao de origen’, para formar a cientos de mujeres en el arte de este producto, uno de los cultivos más característicos de Venezuela. El objetivo es que aprendan a hacer bombones y convertirlas en microempresarias.

Di Giacobbe cuenta que el proyecto lo empezó con 30 mujeres que enseñaban a grupos de 10, y en un año ya habían formado a 1.500.‘Cacao de origen’ arrancó hace ocho años en el estado Miranda. Gracias a sus talleres, María Fernanda ya ha formado a más de 8.500 mujeres en el arte de la bombonería y ha posibilitado que más de 1.500 se diplomen en la Universidad Simón Bolívar en Gerencia del cacao.

Según el artículo, unas 18 comunidades cacaoteras y 60 productores se han incorporado al proyecto sin ayuda del Estado. Di Giacobbe asegura que “el Gobierno únicamente da licencias para exportar cacao a sus amigos, por lo que no tenemos acceso al mercado internacional. Lo estamos haciendo contra ellos, no con ellos”. Luego de invitar un día a la catadora francesa Chloé Doutre Roussel, se dieron cuenta de que necesitaban máquinas modernas y seguir unos procesos estandarizados de temperatura e higiene, por lo que montaron el laboratorio y comenzaron a hacer un producto de mucha más calidad.

Con sus 100.000 euros de dotación, el premio otorgado por Basque Culinary Center, el centro de estudios superiores vasco puntero en el mundo de la gastronomía, pretende convertirse en el Nobel de la cocina. Respecto a cómo invertirá la dotación económica del galardón, Di Giacobbe explica: “Parece mucho dinero, pero no es suficiente para construir la escuela que soñamos. La maquinaria para producir chocolate de alta calidad es muy cara”, añadió.

Di Giacobbe quiere que sus alumnas también aprendan cómo comercializar los productos que fabrican, crear un logo atractivo y llevar la gestión de un negocio desde la recogida de la siembra hasta su venta en una tienda. Ahora mismo trabajan con una red de locales repartidos por toda Venezuela sin intermediarios, lo que permite aumentar el margen de beneficio de esas pequeñas empresarias.

La chef rememora que de uno de sus locales la sacó la Guardia Nacional a punta de fusil. “Hemos tenido muchos restaurantes, algunos me los cerró el Gobierno y otros no”, explica. Para María Fernanda, “Caracas era el lugar donde confluían la vida urbana y la naturaleza antes de que se convirtiera en una de las urbes más inseguras del mundo. Chávez dio poder a los delincuentes porque la consigna era destruir cuanto más mejor”. Aun así, afirma que no se marcha de Venezuela.

Crédito: Inma Fiuza

Crédito: Inma Fiuza