Conspiración denunciada por Maduro es “delirante”

El mandatario acusó a opositores venezolanos afincados en Madrid de estar detrás de estos artículos.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Madrid, España. AFP) – El canciller español, José Manuel García-Margallo, calificó este miércoles de “absolutamente delirante” la acusación del presidente venezolano Nicolás Maduro, según la cual la prensa española está orquestando una campaña de ataques a su régimen para justificar una intervención militar extranjera.

“Nadie avala la tesis de que hay una conspiración, esto es absolutamente delirante como planteamiento (…) y afortunadamente no se lo cree nadie”, afirmó el ministro conservador de Asuntos Exteriores en declaraciones a la televisión pública española.

“Pensar que ABC o El País pueden derribar el régimen es realismo mágico”, agregó. La víspera, en una rueda de prensa en Caracas, Maduro había denunciado campañas mediáticas en su contra.

“Es brutal la avalancha de ataques por radio, prensa, televisión, todos los días”, afirmó, mostrando una portada del diario conservador español ABC del lunes con su imagen a toda página junto al titular “EEUU vaticina que Maduro no acabará su mandato”.

Mostró asimismo un editorial de El País en enero titulado “Emergencia en Venezuela” en que el diario de centroizquierda llama a “poner fin a la charada populista” y una portada de El Mundo, de centroderecha, titulada “Maduro exhibe poderío militar entre denuncias de autogolpe”.

El mandatario acusó a opositores venezolanos afincados en Madrid de estar detrás de estos artículos.

“Ellos están montando un escenario de violencia para justificar una intervención extranjera de carácter militar”, aseguró.

La oposición venezolana, mayoritaria en el Parlamento y que exige la convocatoria de un referendo para revocar a Maduro, convocó para este miércoles una veintena de manifestaciones que debían desarrollarse bajo el estado de excepción decretado por el presidente el viernes en un esfuerzo por atajar los intentos de sacarlo del poder.

La tensión de la situación hacía temer enfrentamientos. “Tenemos allí a 400.000 españoles o con doble nacionalidad que necesitan protección”, afirmó García-Margallo, anunciando haber ordenado el regreso a Caracas del embajador español, Antonio Pérez-Hernández, llamado a consultas el 8 de abril a raíz de insultos de Maduro al jefe del gobierno conservador español Mariano Rajoy.

El regreso del diplomático coincide con la visita a Venezuela del exjefe de gobierno socialista español José Luis Rodríguez Zapatero, encargado por Unasur, junto a otras personalidades, de intentar propiciar el diálogo entre Maduro y la oposición.