Se lanza de un sexto piso para escapar de sus captores en la Cota 905

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

 (Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – José Gregorio Álvarez de 47 años de edad, murió la noche del pasado martes, horas después de caer del sexto piso de un edificio ubicado en la Cota 905.

Según un artículo publicado en Crónica Uno de la periodista Yohana Marra, durante su agonía el hombre les contó a testigos del hecho que no intentaba matarse, sino huir de las personas que lo sometían y no le permitían alimentarse.

Al parecer, Álvarez permanecía torturado y sometido por una pareja que unos meses antes había irrumpido en su vivienda. Inicialmente lo echaron a vivir en el pasillo, pero tras las quejas de los vecinos, lo encerraron en un cuarto, le escondieron la comida y lo obligaron a hacer sus necesidades en la misma habitación.

La pareja presuntamente le había alquilado el apartamento al cuñado de Álvarez, identificado como Elías José Rivas, de 55 años. Los vecinos no lo conocía, solo saben que la mujer la llamaban Mayerlin y que tienen un hijo de aproximadamente dos años.

DOBLE ENCIERRO

Marta Álvarez, quien fuese hermana de José Gregorio, murió producto del cáncer durante el mes de abril. Fue allí cuando Elías se hizo cargo de todas las propiedades relacionadas con Marta, que vivía en Mariche.

Mercedes Pérez de 86 años de edad, madre de los Álvarez, se mudó de la Cota 905 a Mariche para ayudar a su hija durante su enfermedad. Luego que esta murió, Elías también la encerró su suegra y le mintió a su otro hijo, José Gregorio, diciéndole que su mamá también había muerto.

La octogenaria vivió encerrada durante varios meses, solo la sacaban para que cobrara la pensión y la despojaban del dinero. En una oportunidad escribió “ayuda” en unos papelitos y los lanzó en el banco, pero Elías se dio cuenta y la amenazo de cortarle los brazos si lo repetía.

Tras el intento de huida de José Gregorio, tanto Elías como los supuestos inquilinos se dieron a la fuga.

JUSTICIA

José Gregorio estudió en la Universidad Central de Venezuela (UCV) y tocaba batería. Su último trabajo fue en tiendas Rex, porque luego se dedicó a cuidar a su mamá.

Vecinos de la Cota 905 exigen justicia a las autoridades. Al enterarse de la noticia incluso buscaron a la pareja que mantuvo de rehén a José Gregorio, pero ya habían huido.

Para leer el artículo completo haga click aquí




Categoría: Venezuela | Claves: Cota 905 Rehenes