Crisis económica pone en jaque al Cine Venezolano

Sólo 17.568.459 espectadores compraron un boleto para disfrutar de la proyección de una película, mientras que el año anterior la misma cifra llegó a 27.203.965.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El cine venezolano luego de pasar varios años cosechando éxitos, en estos últimos períodos se ha visto fuertemente afectado por la crisis económica que sufre el país.

El presidente del Circuito Gran Cine, Bernardo Rotundo, quien es el que se encarga de estudiar las cifras emitidas por la Asociación de la Industria del Cine (Asoinci), señala que desde el mes de enero hasta noviembre del presente año, la industria registró una caída de 35% de espectadores en comparación con el año pasado.

Agregó que sólo 17.568.459 espectadores compraron un boleto para disfrutar de la proyección de una película, mientras que el año anterior la misma cifra llegó a 27.203.965, reseñó El Universal.

SITUACIÓN ECONÓMICA

Para Rotundo, la crisis económica es la gran responsable del fenómeno, por lo que considera que la prioridad de los venezolanos es comprar alimentos por encima del entretenimiento. “A pesar de que el cine sigue siendo una de las actividades más populares, también empieza a ser costoso para los presupuestos de las familias venezolanas”, explicó. Asimismo, aseguró que la inseguridad también ha alejado a los espectadores del cine.

Por su parte, el presidente de la Asociación Venezolana de Exhibidores de Películas (AVEP), Abdel Güerere, añadió que el ajuste de los precios de los tickets, golpeó el bolsillo del público. “El precio de las entradas de cine en América Latina está entre 3, 5 y 7 dólares. En Venezuela no llega a un dólar. El ajuste que se ha hecho ha sido muy por debajo de la inflación y es requerido para poder garantizar la sobrevivencia de las salas de cine”, comentó.

AHORRO ENERGÉTICO

La reducción de los horarios en centros comerciales por el ahorro energético anunciado en meses pasado, también le pasaron factura al cine. Tras esta problemática, Güerere aseveró que se establecieron unos horarios no usuales para el público, donde hubo una pérdida del hábito, y eso “es muy importante para el cine”.

VENTAS DE BOLETOS SIN ÉXITO

A juicio de Bernardo Rotundo, los efectos más aplastante se han registrado en las cifras de audiencia del cine nacional. Papita, maní, tostón, de Luis Carlos Hueck, fue vista por más de un millón de personas en 2014, las cintas más taquilleras de este año no se acercan a los 25 mil espectadores. Tamara, de Elia K. Schneider, llevó a las salas a 21.669 personas, Desde allá, de Lorenzo Vigas, tuvo 16.867 cinéfilos, y Devuélveme la vida, de Alain Maiki, atrajo a 10.954 asistentes, explicó. “Admitir que una película es un éxito porque tiene 20 mil y tantos espectadores, es negar un fracaso, aquí y en cualquier parte del mundo”, se lamentó.