La banda “El Picure” no permitió que Diego cumpliera 10 años

Fue el 1ero de agosto del año pasado. Era la 1:15 pm cuando Diego y William, su padre, se trasladaban en su camioneta Toyota Fortuner desde la población de El Sombrero hacia otra localidad en el llanero estado Guárico

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

El pequeño Diego Mendoza, de tan solo 9 años, en sus clases de música. Crédito: Twitter @mendozawd

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La vida de Diego Mendoza, de tan solo 9 años, fue apagada por la vileza de la banda criminal de “El Picure”, una de las tantas que se dedican a la vida violenta, miserable y fácil en un país con más de 92% de impunidad.

Fue el 1ero de agosto del año pasado. Era la 1:15 pm cuando Diego y William, su padre, se trasladaban en su camioneta Toyota Fortuner desde la población de El Sombrero hacia otra localidad en el llanero estado Guárico.

El niño retornaba de sus vacaciones y se disponía a ver a su madre, que también anhelaba ver a su hijo. Ambos planeaban bañar a su perro y preparar los útiles escolares de Diego, que estaba por comenzar el 4to grado de educación básica.

Como relató su padre hace pocos meses, nada de esto fue posible. Como si se tratara de una cacería humana, un grupo de cinco hombres arremetió a tiros -con armas largas- contra la camioneta en la que se transportaban Diego y su padre.

Ante la desesperación por lo que sucedía, el padre del niño manejó de regreso hacia El Sombrero para tratar de ubicar alguna comisión policial, pero los criminales continuaron disparando hasta que el vehículo se salió de control y se fue por un barranco. Los verdugos se acercaron a sus víctimas y observaron que en el asiento trasero estaba Diego mal herido. Huyeron cobardemente.

A estas alturas se desconoce si los maleantes pretendían secuestrarlos, extorsionarlos o cometer un robo. No les importó disparar a mansalva contra un vehículo cuya ocupación desconocían. No les importa la vida humana.

Lea también: Niño de 9 años muere en medio de una persecución por una banda

“Es muy indignante para una familia que perdió a su pequeño niño, escuchar en los medios que dichas bandas criminales tienen tentáculos con funcionarios públicos que los protegen. Es indignante cuando tienen que andar tocando de puerta en puerta los organismos del Estado, implorando #JusticiaParaDiego, cuestión que constitucionalmente es un derecho. Es doloroso que medios estatales, aunque sientan compasión, callen, se hagan los sordos, porque sin duda es una apología a un delito atroz. Callar una notica de esta naturaleza es mentirle al país, ya que muchos ciudadanos están ajenos de esta triste realidad de cómo funciona la dinámica de estos ‘neoparamilitares'”, afirmó el padre del niño en un artículo publicado en diciembre en el portal web chavista Aporrea.

“Es cierto, hay problemas estructurales, pero la mayoría de los integrantes de las megabandas tenían menos edad que Diego cuando el presidente (Hugo) Chávez asumió el poder. Es una reflexión necesaria y válida”, agregó en ese entonces.

“HAY MUCHOS RESPONSABLES”

Más recientemente, a propósito de la eliminación del líder de la banda “El Picure”, José Antonio Tovar Colina, en manos policiales el pasado miércoles, los padres de Diego se han vuelto a pronunciar.

Lea también: Ultiman en Guárico a “El Picure”, uno de los más buscados en Venezuela

Hay muchos responsables tras la muerte de mi hijo y aunque los maten a todos, eso no me devolverá a Diego”, expresó su desconsolada madre, Luiyerlyn, tras conocerse la muerte de Tovar.

Y es que, como dijeron ambos padres hace meses, “pareciera” que el líder delictivo hubiese estado siendo “protegido” por alguien o algunos con poder.

Lea también: “Parece que estuviera protegido”, dicen víctimas de “El Picure”

“Diego fue un niño que amo éste país; protegía su ambiente, a los animales, dando ejemplo a nosotros los adultos. Estudiaba música porque quería ser cantante; hoy solo un gonzalito canta sobre el árbol que da sombra a su fría tumba. Él Fue muy especial, correcto a su corta edad, decía siempre la verdad y ayudaba al desvalido. Sigamos su ejemplo”, exhortó su padre, que cotinúa clamando justicia.

Lea también: “Va a volver a nacer” la banda de “El Picure”, advierte Javier Gorriño