La versión de Miguel Salazar sobre la detención de Julio Vélez

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El editor del periódico venezolano Las Verdades de Miguel, Miguel Salazar, señaló que le sorprendió que Julio Vélez “no fuera imputado como autor intelectual del crimen de Robert Serra”, durante la audiencia de presentación.

Esto contrapone lo expresado por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuando aseveró que el exconcejal colombiano era el autor intelectual del crimen.

Asimismo, comentó que Julio Vélez “no fue detenido producto de una pesquisa como lo indicó Telesur” y explicó que “no lo fue porque su arresto fue por pura casualidad: un chequeo de rutina en una alcabala y un ciudadano despierta la curiosidad de los funcionarios por presentar una cédula de venezolano legal, pero vencida, les llama la atención su acento colombiano y deciden radiarlo, es así cómo detectan que está solicitado por homicidio en Colombia”.

A continuación la explicación de Miguel Salazar:

Mi comentarios de la semana
Aunque estoy entrenado en los avatares del periodismo policial, sobre todo porque es la fuente que me apasiona, conociendo toda la parafernalia que se armó en torno a Julio Cesar Vélez comprometiéndolo con el Caso Serra, me sorprendió que en la audiencia de presentación no fuera imputado como autor intelectual del crimen de Robert Serra, sobre todo porque públicamente fue inculpado como tal por el presidente Maduro.

Supongo que el Presidente tendría suficientes elementos de juicio para anunciar no sólo su “captura”, sino su relación con el sonado crimen del diputado. Todo indica que Julio Vélez no fue detenido producto de una pesquisa como lo indicó Telesur; no lo fue porque su arresto fue por pura casualidad: un chequeo de rutina en una alcabala y un ciudadano despierta la curiosidad de los funcionarios por presentar una cédula de venezolano legal, pero vencida, les llama la atención su acento colombiano y deciden radiarlo, es así cómo detectan que está solicitado por homicidio en Colombia.

¿Qué pudo haber ocurrido? Los hechos: el pasado 3 de junio, unos funcionarios de la GNB adscritos a la alcabala La Raya, ubicada en Yaracuy, en un chequeo de rutina detuvieron a un ciudadano por presentar una cédula de identidad vencida desde hace 5 años. Una vez chequeado mediante el sistema de información policial, el hombre resultó ser Julio Vélez.

El mencionado se dirigía a Barquisimeto. Decidió irse de Venezuela tan pronto supo que su nombre había sido mencionado en el Caso Serra. En el primer momento, los funcionarios lo detienen tomando en cuenta que se encontraba solicitado en su país de origen por el delito de homicidio.

Bajo esa circunstancia se le arresta junto al taxista del vehículo que le prestaba el servicio. Del procedimiento se le informa al MG Néstor Reverol, quien les ordena el traslado de los detenidos en un avión de la GNB que los llevará a La Carlota, donde se los entregan a unos funcionarios del Sebin.

Los mismos practican el allanamiento de un apartamento en El Rosal, donde residía Vélez en condición de inquilino (ya había entregado el inmueble). Los funcionarios entran a la residencia y posteriormente se apersonan los fiscales del Ministerio Público.

En su interior los fiscales dan cuenta de un fusil, municiones, una granada y una porción de presunta droga. Igual allanan otro apartamento en Quinta Crespo; allí localizan al taxista que inicialmente iba a llevar a Julio Vélez y no lo hizo por estar de cumpleaños, razón por la cual intermedió para que un compañero suyo hiciera el trabajo.

El primer taxista es conocido de un asistente de William Dávila. Los detenidos son presentados por el fiscal 48 nacional ante el Tribunal Noveno de Control. En esa instancia se lleva a cabo la audiencia de presentación (entre domingo y lunes). Así se les dicta privativa de libertad a tres personas (los dos taxistas y Julio Vélez).

No obstante, a pesar de que el presidente Maduro señaló públicamente a Julio Vélez como autor intelectual del homicidio de Robert Serra, no se le imputa así, sino por uso de documento público falso, forjamiento de documento público, detentación de arma de guerra y ocultamiento de municiones.

Otro dato curioso: al contrario de lo que se dijo inicialmente, de que Julio Vélez era un concejal afecto al expresidente Álvaro Uribe Vélez, no es así; el detenido es un odontólogo que fue electo concejal por la corriente partidista identificada con Juan Manuel Santos. La pregunta: ¿Si se tiene la certeza de que Julio Vélez es el autor intelectual en el crimen de Serra, por qué no se le imputa por ese caso? ¿Los otros cargos se imputaron para ganar tiempo? ¿Superará la realidad a la ficción?