bbc-bar

“Campeones ocultos”, la vanguardia detrás del éxito de la economía de Alemania

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

bbc-footer

Muchas firmas familiares pequeñas alemanas son grandes exportadoras mundiales, como esta empresa que vende en China. Crédito: AP

Cuando se trata del éxito económico alemán, resulta casi inevitable pensar en grandes marcas como Siemens, Mercedes Benz o Volkswagen.

Son las firmas emblemáticas, las que tienen decenas de miles de empleados, gastan cientos de millones de dólares en publicidad para hacerse conocer a través del mundo, y son verdaderos imperios industriales.

Pero para muchos conocedores, el secreto del poderío económico alemán no está en estos gigantes empresariales.

En cambio, apuntan a un estrato de empresas más pequeñas, muchas veces de propiedad familiar, que pueden pasar desapercibidas ante gran parte de la opinión mundial, pero que cumplen un papel definitivo en la economía global.

El economista alemán Hermann Simon los denominó hace unos años como los “campeones ocultos”. Tienden a ser vanguardia en la innovación.

Como muchas veces no tienen que responder a los accionistas, pueden ser mejores en la planeación a largo plazo.

También son vistos como una fuente sólida de empleos buenos, con fuerzas laborales leales y muy bien entrenadas.

No despiden gente a la primera señal de peligro, como ocurre en algunos casos con las grandes firmas.

Y han sido particularmente exitosos en la globalización, capturando partes del mercado mundial a veces mucho mayores que lo que sugeriría su tamaño pequeño.

Los requisitos

Para que una empresa encaje en la definición de campeón oculto establecida por Simon, debe tener ventas anuales menores a 3 mil millones de euros, equivalentes a US$3.400 millones.

Alemania es la nación industrial más poderosa de Europa. Crédito: AFP

También deben ser la empresa predominante a nivel global en nichos muy reducidos y especializados.

Frecuentemente no venden directamente a los consumidores sino a empresas más grandes.

Por ejemplo, algunos son fabricantes de autopartes que venden a los grandes conglomerados.

Y por eso no requieren de una imagen pública muy definida, aunque en su segmento de mercado tienen una reputación sinigual.

Y aunque ocurren en otras partes, son especialmente importantes para la economía alemana.

Ilustres desconocidos

En 2009, Simon hizo una lista de campeones ocultos globales. Muchos de los nombres probablemente, al gran público no le dicen nada.

Está Arri, una especialista alemana en fabricar cámaras para cine. O también W.E.T., que hace calentadores para asientos de autos.

Muchas firmas familiares alemanas se destacan por la innovación. Crédito: EPA

Fuera de Alemania, se mencionan a Amorim, portuguesa que domina el mercado mundial del corcho o la neozelandesa Gallagher, líder mundial en cercas eléctricas para ganado.

Herencia familiar

Una de las características más notorias de estas firmas es su estructura de propiedad, basada en la familia.

En otros países eso podría llevar a temores de nepotismo o de poca innovación, pues son empresas que van a quedar en manos de los hijos de los dueños.

Pero la estructura familiar es lo que ha llevado precisamente en muchos de esos países a que se insista en la necesidad de traer gerentes profesionales “externos” para asegurar que las firmas se manejen de manera eficiente.

Por otro lado, la empresa familiar sigue teniendo una connotación ampliamente positiva en Alemania, le asegura a BBC Mundo Hildegard Stausberg, académica y exejecutiva de la radio internacional alemana Deutsche Welle.

La comentarista asegura que en esas empresas familiares alemanas no hay mucho espacio para la ineficiencia.

“En nuestras empresas familiares hay un fuerte impulso de renovación. Con los costos de producción y de salarios tan altos en Alemania, estas empresas solo puede sobrevivir con innovación permanente“, agrega.

Hacia el futuro

Sin embargo, Stausberg advierte que propuestas de cambios en las leyes que regulan la herencia en ese país genera preocupación.

Alemania es la cuarta economía más grande del mundo. Crédito: EPA

“Los campeones ocultos han sido empresas que han pasado de padre a hijo a nieto“, le dice a BBC Mundo.

Hasta ahora las leyes de impuestos han sido favorables a esa tendencia, pero eso podría cambiar, apunta Stausberg.

En el entretanto, estas empresas de bajo perfil seguirán ejerciendo un papel discreto pero fundamental en asegurar que Alemania siga teniendo un desempeño económico envidiable en medio de un continente que en épocas recientes ha ofrecido poco más que malas noticias.

bbc-footer
Categoría: Mundo | Claves: BBC Mundo Economía alemana