El “dedo de Dios”, la atrevida acción del “kamikaze” Gonzalo Jara

El partido concluyó con otro escándalo bochornoso por la airada protesta del equipo ‘celeste’ a uno de los asistentes por el cobro de una falta del lateral Jorge Fucile contra Alexis Sánchez

Créditos: Kiko Huesca / EFE
Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Santiago, Chile. AFP) – Como en una misión kamikaze, el defensa chileno Gonzalo Jara sacó de sus casillas al uruguayo Edinson Cavani con una maniobra casi suicida, una fechoría que ya había puesto en práctica con otro charrúa, Luis Suárez, y que le valió un golpe en la cara.

El plan se fraguó en instantes, Jara vio la oportunidad e hizo la jugada: deslizó la mano hasta la parte posterior del pantaloncillo de Cavani, empujó el dedo medio y tocó sus partes íntimas, cuando el delantero del PSG francés ya lo tenía en la mira por una discusión que habían protagonizado segundos antes en medio del partido en el que finalmente Chile ganó 1-0 y eliminó al campeón Uruguay.

El hecho fue constatado en una foto que inmediatamente se replicó en los medios de prensa a nivel mundial, en la que se observaba claramente la falta que había provocado uno de los 11 kamikases que el técnico de Chile, Jorge Sampaoli, prometió que pondría en cancha.

Cavani llegaba al partido con el dolor de la detención de su padre que el lunes por la noche chocó su vehículo ebrio y causó la muerte de un motociclista. La provocación de Jara causó la reacción del delantero quien dio un golpe leve en el rostro del chileno, que, al percatarse de que el árbitro brasileño, Sandro Ricci se había dado cuenta, se tiró al piso.

La maniobra había sido consumada, ambos jugadores recibieron tarjeta amarilla, pero Cavani se iba de la cancha por recibir la segunda cartulina. El ariete ‘charrúa’ estalló en ira, se enfrascó en discusiones con los rivales y tardó algunos minutos en irse a los vestidores, convencido por sus compañeros.

El partido concluyó con otro escándalo bochornoso por la airada protesta del equipo ‘celeste’ a uno de los asistentes por el cobro de una falta del lateral Jorge Fucile contra Alexis Sánchez, que le valió la tarjeta roja al uruguayo, y a su técnico Oscar Tabárez. “En la expulsión de Cavani, que se vea qué paso y cuál fue la provocación (…) me remito a los documentos televisivos y fotografías, ahí está todo”, dijo Tabárez, en conferencia de prensa, en la que también criticó al árbitro Ricci.

Jara ya había realizado una acción parecida contra otra estrella del balompié ‘charrúa’: el propio Luis Suárez, quien no jugó la copa por estar suspendido nueve partidos tras morder al defensa italiano Giorgio Chiellini en el Mundial de Brasil. En marzo de 2013, durante el partido disputado en Santiago por las eliminatorias para esa Copa del Mundo, Jara le tocó los genitales a Suárez con una clara intención de provocarlo, lo cual consiguió ya que ‘el pistolero’ le respondió con un puñetazo en el rostro.

El árbitro no vio las dos acciones por lo cual no amonestó a ninguno de los dos jugadores y el partido terminaría 2-0 en favor de ‘La roja’, mientras que Suárez fue criticado en primera instancia, hasta que las imágenes revelaron el porqué de su reacción.

CRÍTICAS A JARA

La viciada acción del defensa chileno provocó miles de comentarios en las redes sociales, la mayoría de ellos duras críticas en contra suya, en incluso amenazas de exseleccionados uruguayos. “Y con este muchacho ‘jarita’ habrá que “hablar” cuando nos crucemos por el mundo!”, advirtió Diego lugano, el exdefensa y excapitán de la ‘celeste’.

“Espero que la Conmebol actúe de oficio como la Fifa actuó contra Luis Suárez en su momento. No sé si va a haber sanción, me muerdo la lengua, esperemos que sí”, declaró por su parte, el defensa Diego Godín, tras el juego. También hubo algunos comentarios jocosos acerca del hecho, principalmente de hinchas chilenos.

“Jara debería citar a Maradona: fue la mano de Dios”, dijo un Twitter de un hincha anónimo. La maniobra de Jara podría ser investigada por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) lo que podría derivar en alguna sanción. Tras el incidente entre el chileno y Luis Suárez, la Conmebol abrió una indagación pero finalmente fue cerrada sin que estos jugadores sufrieran una penalización.