El PP arrebató al Psoe varias regiones de tradición socialista

El economista y analista político Fernando Fernández afirmó "Esto significa que nadie tiene su electorado garantizado y que el PSOE tiene un serio problema en todos sus feudos tradicionales, como Cataluña"

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Madrid, España. AP).— El conservador Partido Popular consolidó el domingo su dominio en el panorama político español con una clara victoria en la inédita repetición de las elecciones generales, asentada en sus avances en regiones dominadas tradicionalmente por su antítesis, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), como Andalucía y Extremadura.

Más de 7,9 millones de electores, el 33% de los que acudieron a las urnas, respaldaron el proyecto defendido por el PP 

El presidente interino Mariano Rajoy, que será la principal fuerza política en el Parlamento con 137 escaños, que no le valen para gobernar en solitario. La formación ganó casi 700.000 votos, o 14 diputados, con respecto a los comicios que derivaron en un bloqueo político el pasado diciembre. Con todo, este no es su mejor resultado hasta la fecha: en 2011 relevó al PSOE en el gobierno con 10,86 millones de sufragios (44,6% de los votos) y 186 escaños.

La segunda opción con 5,42 millones de votos (el 22,6 y 85 escaños — cinco representantes menos que en diciembre y su peor resultado histórico — y Ciudadanos, una formación nueva de carácter liberal que perdió 400.000 votos, hasta más de 3,1 millones, y ocho diputados para colocarse como cuarto partido más votado con 32. El PP hizo un llamamiento el lunes a ambos partidos para formar una coalición de gobierno, una propuesta que en principio ambas rechazan. La tercera opción, la coalición de izquierdas Unidos Podemos mantuvo los 71 representantes logrados por separado en la anterior cita electoral.

El avance “popular” se asentó en parte en dos feudos tradicionalmente socialistas, Andalucía y Extremadura, que pasaron a ser “azules”, el color que representa a los conservadores.

El PSOE, que gobierna Andalucía de forma ininterrumpida desde la restauración de la democracia en 1978 — y hasta 2012 en solitario — perdió su hegemonía por casi 100.000 votos, una diferencia de 2,3 puntos porcentuales y tres escaños.

“Andalucía ha sido un magnífico resultado, la gente ha dado la batalla y hemos ganado al Partido Socialista”, dijo Rajoy el lunes en la emisora Cope.

Una situación similar se dio en Extremadura, una de las regiones más pobres del país y la otra donde el PSOE logró mantener su dominio hace seis meses. El domingo, los electores respaldaron al PP, que sacó el 39,9% de los votos, o 244.529 apoyos, frente al 34,57% de los socialistas (211.649 votos). Seis meses antes, el PSOE tenía una ventaja de casi 8.000 votos.

“Esto significa que nadie tiene su electorado garantizado y que el PSOE tiene un serio problema en todos sus feudos tradicionales, como Cataluña”, argumentó Fernando Fernández, economista y analista político de IE Business School, en su análisis de los resultados electorales.

Las dos únicas regiones que escaparon a la ola conservadora fueron Cataluña y País Vasco, ambas con una conciencia nacionalista muy arraigada y movimientos soberanistas más o menos combativos.

En Cataluña, inmersa en un proceso independentista unilateral desde hace meses, la marca local de Unidos Podemos, En Comú, se llevó 12 (24,5% del voto) de los 47 escaños en juego en un escenario político muy dividido. El partido independentista Esquerra Republicana de Catalunya fue la segunda fuerza más votada con 9 escaños (18,1, seguida de la nacionalistas Convergéncia Democrática de Catalunya — que gobiernan en coalición — (13,9%), PSOE (16,1%) y PP (13,3%).

Por delante de la formación nacionalista moderada que gobierna, el Partido Nacionalista Vasco, que sacó el 24,9%. A más de 10 puntos porcentuales se situaron PSOE, EH-Bildu y Partido Popular.

País Vasco y Galicia, un bastión “popular” donde la formación logró dos escaños más que en los últimos comicios, celebran elecciones autonómicas a finales de año. El PP recuperó su posición dominante también en Valencia — con 13 escaños frente a los 9 de la coalición Podemos-Compromís. Los escándalos de corrupción y el descontento popular le habían costado el gobierno regional el pasado mayo.




Categoría: Mundo | Claves: Elecciones España 2016 PP Psoe