Las obsesiones de “Megateo”

Licor y mujeres, entre las obsesiones del 'Patrón de patrones'.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Colprensa.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Según el director de la Dijín, general Jorge Rodríguez Peralta, la muerte de Víctor Ramón Navarro, alias ‘Megateo’, dejó al descubierto sus nexos con carteles del narcotráfico de México, República Dominicana y Costa Rica con los que comercializaba estupefacientes.

De acuerdo a la publicación de La Opinión, Rodríguez reveló las obsesiones del ‘patrón de patrones’.

Lea también: Santos confirmó la caída de alias ‘Megateo’, capo del ELP, en la frontera.

En varios videos recuperados durante la operación en la que murió el narcotraficante se puede evidenciar su obsesión por la fabricación de explosivos artesanales y colección de fusiles de asalto y lanzagranadas, armas que conseguía con amigos traficantes.

Igualmente, en los registros se descubrió que ‘Megateo’ construía baterías antiaéreas en las montañas de la vereda el Guayabon en la Vega (Norte de Santander), en donde permaneció escondido hasta el 16 de agosto del presente año.

“‘Megateo’ con integrantes de su organización, creó misiles artesanales tierra-aire, y él mismo los probaba para medir su alcance y afinarlos con el único propósito de derribar helicópteros”, explicó el general Rodríguez.

De igual manera, el oficial informó que alias ‘Megateo’ tenía vínculos con “los Rastrojos” y el Eln, sin embargo, internacionalmente tenía nexos con los carteles de Centroamérica y Europa, especialmente con Holanda, España e Italia, no obstante, su principal aliado era el Cartel de Sinaloa, en México, al cual le vendía la mayor producción de estupefacientes que se producían en la región del Catatumbo.

OTRAS DE SUS OBSESIONES

El licor y las mujeres a quienes explotaba sexualmente y obligaba a tatuarse su rostro para que no lo traicionaran con otros capos.

Los delicuentes que hacían parte de la organización del narcontráficante eran oriundos de la región del Catatumbo, los cuales ingresaban desde muy jóvenes a la estructura criminal. ‘Megateo’ siempre conocía todos los detalles familiares de su círculo de seguridad y de esta forma tenía el poder de tomar venganza en caso de traición.

Además, Navarro, mandaba a componer canciones de vallenato o música norteña que exaltaran su vida delincuencial, su gusto por las armas y las mujeres voluptuosas, que de alguna manera intimidara a la población. La primera canción que le compusieron se llamó ‘Patrón de patrones’, producción que debía sonar casi de manera obligatoria donde el narcotraficante llegara a consumir alcohol.

La Policía Nacional se encuentra investigando que agrupaciones que complacían las ordenes de “Megateo”.
Categoría: América Latina | Claves: Colombia ELP Suceso