Venezolanos en Argentina: “Volver es perder libertades, no es una opción”

“No es que el venezolano quiera emigrar, nos están obligando por las pésimas condiciones en las que vivimos allá”

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela) – Con toda una vida metida en dos maletas, los venezolanos salen a diario por los diferentes aeropuertos internacionales del país en busca de horizontes que le devuelvan la calidad de vida que han perdido producto de la crisis y la falta de oportunidades.

Uno de estos destinos, es Argentina, nación suramericana que ha registrado un incremento considerable de compatriotas que solicitaron y recibieron el permiso de residencia para vivir en el país.

Según una publicación de El Clarín, en 2015, la cantidad de venezolanos que se radicó en Argentina se duplicó en comparación con 2014. De 220 residencias resueltas por mes en la Dirección Nacional de Migraciones pasaron a 483 mensuales al año siguiente.

El crecimiento del 120% entre 2014 y 2015 se tradujo en 5.798 venezolanos que llegaron y se afincaron en el país el año pasado en busca de una mejor vida.

Uno de ellos fue Bradley Mendoza, un administrador de empresas de 29 años, quien decidió “probar suerte” y que gracias a la experiencia de 10 años que tenía como barman le posibilitó un trabajo en la barra de Forest Dan, donde otros cuatro venezolanos trabajan.

“El profesional en Venezuela no está bien pago, como barman ganaba 3 o 4 veces más que como administrador de empresas… Cuando llegué me puse a buscar trabajo al otro día, de puerta en puerta donde decía ‘se necesita’ cualquier cosa, ahí estaba yo ”, narró.

A esta lista, se suma Kennie Figueroa, quien se fue por dos años y ya lleva seis en Argentina. Esta contadora de 39 se niega a regresar a su país de origen ya que esto representaría “perder libertades y no es una opción”.

“Yo estoy súper agradecida con el país, para mí fue la oportunidad de que mis hijos vivan tranquilos… Yo no sé si fuera de Venezuela saben realmente lo que esta pasando”, comentó con tristeza.

Para Kennie están obligando a los venezolanos a emigrar por las pésimas condiciones es las que se vive: “No es que el venezolano quiera hacerlo”.

Al igual que Bradley y Kennie, Briggitte Morán, una abogada de 30 años, vio frustrado su sueño de independizarse en el país que la vio nacer y no le permitió independizarse “ni llegar a lo que uno puede lograr acá (Argentina)”.

Y es que aunque Briggitte quisiera ejercer su profesión está consciente que para lograrlo deberá cursar nuevamente la mitad de la carrera o estudiar un posgrado y aun no cuenta con el tiempo ni los recursos financieros para hacerlo.

Sin embargo, sonríe y ve, por el momento, como una oportunidad el trabajo de recepcionista que desempeña desde hace dos años. Aunque reconoce que sueña con “trabajar de lo suyo”.