Crisis en Venezuela afecta a la segunda empresa lechera de Argentina

Sancor tiene como principal cliente al Gobierno de Venezuela.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El periodista Ramiro Barreiro publicó en el diario El País de España que la realidad financiero de la cooperativa productora de lácteos Sancor no es buena, puesto que anunció la pérdida de 100 millones de dólares en el primer trimestre del año.

Cabe destacar que esta empresa argentina tiene como principal cliente al Gobierno de Venezuela y es la segunda productora más grande de leche de la nación latinoamericana. La compañía gaucha evalúa realizar un reestructuración, la cual puede incluir despidos, así como la venta de algún sector rentable para recuperar dinero.

El 10 de mayo, el diario Clarín reseñó que los directivos de Sancor se reunieron con el vicejefe de Gabinete de la Nación, Gustavo Lopetegui, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, para hablar de la crisis por la que pasa la empresa.

Asimismo, el secretario de Lechería de Santa Fe, Pedro Morini, informó al medio La Nación que Sancor “es una de las pocas empresas que exporta a Venezuela y el tema es ese fideicomiso. Hay demoras en los pagos y eso produce un desbalance“.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO PUBLICADO POR EL MEDIO:

“Del polvo venimos y al polvo vamos”. La frase bíblica con la que se explica la génesis humana también puede servir para describir el presente financiero de la cooperativa productora de lácteos Sancor. La empresa, que tiene como principal cliente al gobierno de Venezuela, sufre la crisis de este país y ha anunciado pérdidas por 1.527 millones de pesos (100 millones de dólares) en el primer trimestre y evalúa una reestructuración que podría incluir despidos y la venta de algún sector rentable para recuperar liquidez, como yogures o postres.

La pérdida reportada por la firma, que posee 15 plantas y da trabajo a 4700 empleados, representa un 316% más que los 367 millones de pesos de quebranto que había tenido en el mismo período del año pasado. Desde la cooperativa atribuyeron la involución a que el mercado externo estuvo “absolutamente limitado, tanto en precio como en volumen”, lo que llevó a que las empresas del sector intentaran colocar más productos en el país. Esto generó una caída en la rentabilidad de SanCor, que exporta un 30% de su producción.

La empresa, de momento, se abstiene de dar declaraciones. Sin embargo, en un comunicado que la firma envió a sus 1.400 productores asociados da a entender que la demora en la firma de nuevos contratos afectó la actividad. “Somos conscientes de la necesidad de reformular algunas de nuestras operaciones para revertir la actual tendencia, potenciar oportunidades y mejorar la rentabilidad del negocio. Para ello, desarrollamos distintas gestiones, analizamos alternativas y trazamos estrategias variadas que nos permitan adaptarnos al actual escenario, en plazos apropiados y procurando en todo momento llevar tranquilidad a todas las personas que participan de alguna manera en nuestra actividad”, expresó en la misiva.

Según informó el diario Clarín, el 10 de mayo directivos de SanCor fueron recibidos por el vicejefe de Gabinete de la Nación, Gustavo Lopetegui, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. El encuentro sirvió para plantear la crítica situación de la lechera y la necesidad de auxilio de fondos.

El secretario de Lechería de Santa Fe, Pedro Morini, declaró a La Nación que SanCor “es una de las pocas empresas que exporta a Venezuela y el tema es ese fideicomiso. Hay demoras en los pagos y eso produce un desbalance”.

Hace algunos años, la firma concentró gran parte de su negocio en la venta de leche en polvo al país de Nicolás Maduro. Los pagos que recibía SanCor por parte de Venezuela son en el marco de un fideicomiso binacional de intercambio por petróleo.

Todo comenzó hace 10 años, en 2006. El gigante lácteo estuvo a punto de ser adquirido por el inversor George Soros, pero apareció Venezuela y se firmaron contratos para proveer a ese país de leche en polvo. La maniobra permitió una inversión de 86 millones de dólares para la compañía, en momentos en que se estrechaban fuertes lazos comerciales y políticos entre los presidentes Néstor Kirchner y Hugo Chávez. EN 2012, ya con problemas, la empresa se vio en la necesidad de desprenderse de su unidad de leches infantiles, adquirida por Mead Johnson Nutrition por 150 millones de dólares. Ahora, con la crisis de Venezuela, la de Argentina y la del sector lácteo en general, hay casi 5.000 puestos de trabajo en riesgo.