Los comentarios del Alcalde de Miami sobre el edificio del contratista de Pdvsa

Pantín Shortt prefirió esconder su participación en la construcción del edificio por seguridad.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: José A. Iglesias / El Nuevo Herald

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Según publicó el periodista Nicholas Nehamas en el diario El Nuevo Herald, en Miami se está construyendo una torre de condominios con el respaldo de “un magnate venezolano que tiene contratos con Petróleos de Venezuela (Pdvsa)“.

Ante esto, el alcalde de esa ciudad, Tomás Regalado, consideró que eso genera un “problema moral” y apuntó que el gobierno de la localidad no puede detener el proyecto.

Lea también: El contratista de Pdvsa que persigue el “sueño capitalista”

“Miami se ha convertido en el hogar de exiliados a los que Venezuela ha privado de sus derechos”, aseveró al tiempo que recalcó que “debe haber un estigma moral cuando se hacen negocios con el gobierno en Venezuela mientras el pueblo sufre y luego venir aquí a hacer proyectos grandiosos”.

Según informó Regalado, el empresario venezolano Gerardo Pantín Shortt es quien ha estado financiando la edificación de una lujosa torre de condominios de ocho pisos cerca la zona de Morningside.

Pantín Shortt no aparece en los registros públicos del proyecto inmobiliario llamado Boulevard 57, puesto que, según manifestó el empresario al rotativo, prefirió esconder su participación por seguridad, ya que varios integrantes de su familia fueron secuestrados en Venezuela.

Sin embargo, una demanda hecha por su exsocio en el Condado Miami-Dade acota que el petrolero venezolano “trataba de mantener el proyecto secreto para el Gobierno venezolano”.

La empresa de la familia Gerardo Pantín Shortt obtuvo USD 1.000 millones en contratos con Pdvsa entre los años 2009 y 2015, pero cabe destacar que la compañía trabajó con la estatal petrolera venezolana antes de la llegada de Hugo Chávez a la presidencia en 1999. Igualmente, los Pantín no han sido “acusados de corrupción”.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO PUBLICADO POR EL MEDIO:

Una planeada torre de condominios en Miami con el respaldo de un magnate venezolano que tiene contratos con Petróleos de Venezuela (PDVSA) plantea un “problema moral”, afirmó el alcalde Tomás Regalado, aunque el gobierno de la ciudad puede detener el proyecto.

“Miami se ha convertido en el hogar de exiliados a los que Venezuela ha privado de sus derechos”, manifestó Regalado. “Debe haber un estigma moral cuando se hacen negocios con el gobierno en Venezuela mientras el pueblo sufre y luego venir aquí a hacer proyectos grandiosos”.

El petrolero venezolano Gerardo Pantín Shortt ha estado respaldando la construcción de una lujosa torre de condominios de ocho pisos cerca del vecindario miamense de Morningside, informó el Miami Herald durante el fin de semana.

El nombre de Pantín no aparece en los registros públicos del proyecto, llamado Boulevard 57. Pantín dijo al Herald que mantuvo oculta su participación debido a preocupaciones de seguridad en Venezuela, donde aseguró que miembros de su familia habían sido secuestrados. Una demanda presentada por un ex asociado en el Condado Miami-Dade alega que Pantín trataba de mantener el proyecto secreto para el gobierno venezolano.

La compañía de la familia Pantín ganó entre el 2009 y el 2015 casi $1,000 millones en contratos de la compañía petrolera estatal de Venezuela -pero también había trabajado con la firma estatal antes de que Hugo Chávez llegara al poder en 1999. Los Pantín nunca han sido acusados de corrupción.

Regalado, un cubano exiliado, comparó el trabajar con Chávez, quien murió en el 2014, y con su sucesor Nicolás Maduro, a hacer negocios con Cuba.

“Esta es una comunidad sensible de exiliados”, manifestó el alcalde.

No hay embargo estadounidense que prohíba el el comercio con Venezuela, como el que existe para Cuba, y las grandes compañías de todo el mundo han firmado contratos con el gobierno del país sudamericano.

Pero PDVSA, ha sido investigada por autoridades federales estadounidenses por corrupción.

Regalado dijo que no tiene poder para bloquear el proyecto. Boulevard 57 es una construcción “con pleno derecho”, lo que significa que entra dentro de los actuales códigos de zonificación y no requiere una aprobación de la ciudad.

Pantín dijo, a través de una portavoz, que no tiene respuesta a los comentarios del alcalde.

La ciudad de Doral ha atraído a muchos venezolanos que huyen de la inseguridad en su país. Uno de cada cinco residentes en esta ciudad tiene antepasados venezolanos, de acuerdo con cifras del Censo de Estados Unidos.

El alcalde de Doral, Luigi Borja, salió de Venezuela en 1989. Boria dijo que no tiene opinión sobre las actividades empresariales de Pantín.