Proponen “la eliminación absoluta” de la reelección presidencial

La idea es solventar el error constituyente de permitir que un funcionario no electo popularmente pueda convertirse en Presidente del país.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – A través de una modificación del proyecto de Enmienda Constitucional, se propuso “la eliminación absoluta” de la reelección presidencial, reseñó una nota de prensa del Parlamento.

Asimismo, quedaría sin efecto la proposición de reducir el período presidencial a 4 años y quedaría a 6 años, como establece la Constitución.

El artículo 230 de la Carta Magna quedaría redactado de la siguiente forma: “El período presidencial es de seis años. El Presidente o Presidenta de la República no podrá ser reelegido o reelegida de forma inmediata y tampoco podrá postularse nuevamente en ninguna oportunidad para el cargo de Presidente o Presidenta de la República”.

Igualmente, se plantea la modificación del artículo 233 de la Constitución sobre la falta absoluta, el cual quedaría de la siguiente forma: “Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Suprema de Justicia, su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional, el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato“.

“Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los 30 días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional”, acota.

Si la falta absoluta del Presidente o Presidenta de la República se produce durante los primeros cinco años del periodo constitucional, “se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los 30 días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Vicepresidente Ejecutivo o la Vicepresidenta Ejecutiva. En los casos anteriores, el nuevo Presidente o Presidenta completará el período constitucional correspondiente”.

Si la falta absoluta se produce durante el último año del período constitucional, “el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva asumirá la Presidencia de la República hasta completar dicho período, a menos que la falta absoluta fuera causada por la revocatoria del mandato o destitución, caso en el cual asumirá la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional”.

El secretario general de La Causa R, José Ignacio Guédez, fue quien hizo la propuesta. Indicó que con unos pequeños cambios en dos de los artículos ya incluidos en el proyecto original, se puede solventar “el error constituyente de permitir que un funcionario no electo popularmente y designado libremente por un presidente revocado, pueda convertirse en Presidente del país por hasta dos años consecutivos”.

Sostuvo que manteniendo el período presidencial en seis años, para evitar la polémica jurídica planteada por el TSJ, se puede extender a cinco años el supuesto de ausencia absoluta que genera elecciones inmediatas, dejando la opción del Vicepresidente encargado solamente para el último año (sexto año del período).

Indicó que de esta manera se aborda “la estrategia oficial del retraso para que no se materialice dicha consulta este año con la expectativa de mantener ilegítimamente un gobierno impopular. La idea es que el Revocatorio, sea este año o el próximo, genere en todo caso una elección presidencial inmediata para que sea el pueblo, y no el revocado, quien elija al líder que termine el período“.

Guédez aseveró que el período de seis años “es tiempo suficiente” para culminar una gestión y apuntó que con estos cambios, el proyecto de Enmienda “gana pertinencia y se adapta a las circunstancias políticas actuales”.