Registro de llamadas quedarán bajo la custodia de las compañías telefónicas

La nueva Ley estima que el programa se mantenga durante un periodo de transición de medio año

El presidente Barack Obama habló en el Salón Este de la Casa Blanca, el martes 2 de junio de 2015, en Washington. Crédito: Susan Walsh/ AP
Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Estados Unidos se prepara para realizar recortes a la vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés), agencia de espionaje electrónico, desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, según reseñó el diario El País.

Esta medida se toma a raíz de las revelaciones realizadas por Edward Snowden. La reforma tiene previsto quitar a los espías el control de los datos, los cuales quedarán bajo la tutela de las compañías telefónicas.

La Agencia estadounidense de Seguridad Nacional (NSA), cuyas extensas prácticas de espionaje fueron reveladas en 2013 por Edward Snowden, perdió una parte de sus prerrogativas este martes con la promulgación de la ley que limita sus atribuciones.

Esta reforma protege mejor las libertades civiles y la vida privada, al mismo tiempo que garantiza “nuestra seguridad nacional”, declaró tras el voto el presidente Barack Obama, quien la promulgó pocas horas después de ser aprobada por el Congreso.

“Mi gobierno trabajará con prontitud para asegurar que nuestros profesionales de seguridad nacional tengan todas las herramientas necesarias para seguir protegiendo al país“, dijo el presidente.

Tras varios días de intensas negociaciones, el Senado aprobó la reforma, denominada “Freedom Act” (Ley de Libertades), una legislación que tiene como objetivo limitar el programa de la NSA en materia de recolección de metadatos de las llamadas telefónicas (hora, duración, número al que se llamó).

“Es un momento histórico”, declaró el senador demócrata Patrick Leahy, tras conocerse el resultado de la votación de 67 contra 32. Esta reforma es “el primer cambio mayor en las últimas décadas en materia de vigilancia del gobierno”, añadió.

En cambio, el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, calificó a la reforma de “paso atrás”.

El programa de la NSA de recolección de metadatos telefónicos era la medida de vigilancia más criticada entre las que se adoptaron tras los atentados del 11-S. La extensión de las competencias otorgadas a la NSA había sido revelada por un exconsultor de la misma agencia, Edward Snowden, en junio de 2013, refiere la agencia de noticias AFP.

La reforma prevé la transferencia de los metadatos recolectados a las compañías de telecomunicaciones. Las autoridades tendrán acceso a estos datos únicamente con la autorización de un tribunal y una vez que se haya identificado de forma precisa a una persona o grupo sospechosos de tener un vínculo con el terrorismo.

YA NO SE DARÁ RIENDA SUELTA

Además, el texto prevé otorgar nuevamente a la NSA el poder de rastrear y poner bajo escucha a sospechosos considerados “lobos solitarios”, dos atribuciones que habían expirado en la medianoche del domingo.

La NSA interrumpió totalmente la recolección de metadatos desde el lunes a las 00H01 (04h01 GMT), debido a que la sección 215 del Patriot Act, en la que se basa su legalidad, expiró.

Esta nueva ley permite volver al trabajo, aunque con las limitaciones mencionadas.

“Mi gobierno trabajará con prontitud para asegurar que nuestros profesionales de seguridad nacional tengan todas las herramientas necesarias para seguir protegiendo al país”, dijo el presidente.

Varias organizaciones no gubernamentales de defensa de las libertades individuales y decenas de empresas informáticas estadounidenses, cuya imagen se vio afectada por su supuesta cooperación con la NSA, apoyaban la reforma.

Yahoo! saludó en un comunicado la adopción del texto que representa “una victoria para los usuarios de internet de todo el mundo” y “que ayuda a proteger a nuestros usuarios al reformar de forma sustancial los programas de vigilancia y las prácticas del gobierno de EEUU”.

Por su parte, el subdirector jurídico de la poderosa organización estadounidense de derechos cívicos ACLU, Jameel Jaffer, tildó este voto de “etapa importante”.

“Se trata de la ley de reforma en materia de vigilancia más importante desde 1978, y su adopción muestra que los estadounidenses ya no están dispuestos a dar rienda suelta a las agencias de inteligencia”, dijo Jaffer, quien aprovechó esta ocasión para aplaudir el rol que jugó Edward Snowden.

Aunque subrayó que pese a la reforma, se mantiene un monitoreo “intrusivo” y “amplio” por parte del gobierno.