Estas es la historia de “Guajiro”, el niño que vive en un Terminal de Pasajeros

El joven le gustaría conseguir una casa hogar donde quedarse.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El diario La Verdad publicó la historia de “Guajiro”, un niño de 15 años que se escapó de su casa por los maltratos que le daba su madre y vive en el Terminal de Pasajeros de Maracaibo, en el estado Zulia.

Estudio hasta quinto grado, su pasión es el fútbol y desea ser un profesional en el área cuando sea más grande. Sin embargo, hace dos semanas huyó de su hogar a causa de este deporte.

“Mis amigos me fueron a buscar, me invitaron a jugar fútbol. Le pedí permiso a mi mamá, pero me dijo que no“, contó. Pese a la negativa de su madre, “Guajiro” se fue a casa de uno de sus amigos para jugar, que por cierto vivía en la misma zona donde residía el adolescente.

“Era cerca de mi casa, yo no me fui lejos, ni a la plaza, no tuve que agarrar buses“, explicó al tiempo que reveló que poco tiempo de haber iniciado el juego, llegó la mamá y no lo regañó, sino que le “cayó a palazos”.

Continuó contando que una vez en su casa, su madre prosiguió con el regaño y “le dije que me comprara una pelota si no quería que saliera de la casa. Me dijo que ya vería lo que me iba a pasar; agarró una cuchara muy caliente y me la puso” en la mano, dejándole una cicatriz.

“Guajiro” decidió irse del Moján, localidad donde vivía con cinco hermanos, su madre y padrastro. “Ya no aguantaba más, me pegaba mucho”.

El adolescente manifestó que agarró “un bus del Moján, todos los colectores me conocen así que pedí una cola” y expresó que ídolo es el astro argentino del fútbol Lionel Messi: “Yo confío mucho en él, me gusta el Barsa”.

“Guajiro” necesita 600 bolívares diarios para comprar dos pastillas del día de Carbamazepina, la cual ayuda a evitar los ataques de epilepsia que padece el niño.

“El dinero que tengo de vender caramelos, lo guardo para comprarme la medicina. Antes costaba 250 bolívares cada una pero aumentó. No la he comprado todavía porque se me acabó el dinero”, dijo.

El joven asegura que no siente miedo de estar en el terminal, pero espera conseguir una casa hogar donde quedarse.

Categoría: Venezuela | Claves: "Guajiro" Venezuela Zulia