Campaña de Trump es parte de la “ofensiva sociofacista” que lidera Putin

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Gustavo Marín conversó con Sumarium Radio sobre la complicada recta final que se está viviendo en las campaña por la presidencia de EE.UU., sobre todo por el nivel de factores internos y eternos que han estado interviniendo para influir y tratar de cambiar el ánimo de los electores.

Para Marín lo que significa este intervencionismo, sobre todo el último protagonizado por el FBI, es que existe una clara intención de arrojar todos los elementos negativos que pudieran afectar una elección presidencial. Le llama la atención que ese FBI que se presenta como imparcial no haya revelado nada sobre el hecho de que mediados del mes de noviembre Donald Trump tiene su primer juicio acusado de violación de una menor, y sobre la serie de investigaciones concernientes a sus opacos nexos de negocios. Resulta entonces claro, opina Marín, que desde adentro y desde el exterior existen factores que quieren influir el proceso electoral a favor de la victoria de Trump, mientras están en contra y lanzan todo lo que sea negativo hacia la campaña de Clinton.

Según Marín, la campaña de Trump y sus aliados externos e internos son parte de la ofensiva de las fuerzas del sociofacismo, algo que asegura que también se ha visto en las elecciones europeas, en las cuales la Rusia del autócrata Putin ha operado para tratar de influir a favor de candidatos que sigan los dictámenes de Rusia o que tengan intereses paralelos a los rusos. Recordó al respecto los vínculos de Paul Manafort, ex jefe de campaña de Trump, con oligarcas ucranianos y rusos.

Para Marín, la mayor amenaza para la democracia estadounidense y para el orden liberal internacional sería el ascenso electoral de una figura autoritaria como Donald Trump. Y de nuevo asevera que “hay que estar conscientes que en efecto hay fuerzas internas y externas con las peores de las intenciones, que buscan destruir a EE.UU. si los estadounidenses y sus instituciones lo permiten”. Y aunque Marín no cree que Trump gane, si piensa que hay una dos cosas que deben llevarse a cabo para evitar la permanencia de esa amenaza populista autoritaria: la primera es que funcione el gobierno, en la esfera legislativa, en política exterior, y en el ámbito de una nueva economía que implique inversión de recursos en entrenar, en crear, en educar y en establecer nuevas profesiones en el ámbito tecnológico. Y en segundo término, sentar las bases para una sociedad con justicia social hacia los más débiles, los desvalidos, los inmigrantes y en general hacia las minorías.

Es decir que de acuerdo al analista demócrata, lo que se debe hacer es transformar la política hacia una política incluyente, de crecimiento con equidad e inclusión social, para conjurar la amenaza clara y presente de la política tóxica, de odio, de división y de potencial persecusión que pudiera prevalecer si Trump llega a la presidencia.