Presos políticos en huelga de hambre solicitan presencia del Nuncio Apostólico y la Cruz Roja

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Ocho presos políticos recluidos en la sede del Sebin en El Helicoide, cumplen este jueves 11 días en huelga de hambre. Para el grupo es “todo o nada”.

El grupo afirma que la solución a sus casos no se encuentra en los juzgados y cortes venezolanas. Así mismo, responsabilizan al Ejecutivo y al Sebin por lo que suceda con su salud.

Gregory Sanabria, Betty Grossi, Ronny Navarro, Andrea González, Yeimi Valera, Renzo Prieto, Vilca Fernández y Venus Medina son quienes continúan sin ingerir alimentos.

A continuación el comunicado íntegro:

Hoy, 15 de diciembre de 2014, cumplimos 11 días en huelga de hambre; una huelga que iniciamos ya que sabemos que la solución a nuestros casos no se encuentra en los juzgados y cortes venezolanas.

Para este momento, hemos comenzado a notar fuertemente el deterioro físico, pero nuestras mentes y corazones siguen fuertes y anhelando el mismo objetivo: la libertad.

Nuestras peticiones son sencillas: atención medica por parte de la cruz roja, y la presencia del Nuncio y la autoridad competente para discutir nuestros casos. En este caso, solicitamos a un representante de la Vicepresidencia de la República.

A 11 días, seguimos sin escuchar respuesta alguna.

No consideramos una tarea ardua, la liberación de personas que ya poseen orden de excarcelación o la solución de casos que no poseen base legal.

Instamos al gobierno a recordar que sólo somos seres humanos inocentes que desean volver a casa con sus familias.

Responsabilizamos al ejecutivo y a su brazo ejecutor el Sebin, por lo que suceda, ante el deterioro inminente de nuestro estado, debido a que, sí, ha sido una decisión personal de cada una de las personas que nos encontramos en huelga, pero basada en la desesperación debido a la constante violación del debido proceso a la que hemos sido sometidos en cada uno de nuestros casos.

Nos despedimos esperando en Dios, que recapaciten y nuestras peticiones sean escuchadas y atendidas.

Huelguistas en el Helicoide