Red de tuberías de Caracas se encuentra vencida

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) –  Las troneras en el asfalto, las calles hundidas y las fugas de aguas blancas y servidas es un panorama común en la capital venezolana, que parece estar constituida sobre la bomba de tiempo que representa su red de tuberías vencidas.

Según in artículo de El Nacional, nadie sabe con certeza cuántos tramos de la red de distribución necesitan ser reparados o sustituidos. El organismo que debería informar sobre estas fallas, que es Hidrocapital, no lo hace.

Las alcaldías han sacado sus propias cuentas de los botes al ritmo en que se abre la vía. Por ejemplo, la semana pasada Baruta contó 150 en su municipio; Chacao, 50, y El Hatillo, 40. En todos los casos han exhortado a la empresa hidrológica a que repare las fallas que además les impide asfaltar las vías de las jurisdicciones.

En algunas ocasiones, la opción a la que recurren es contactar directamente a las cuadrillas y negociar la reparación. La autoridad local consigue los materiales, las herramientas y hasta los vehículos con tal de que reparen la avería.

MÁS DE SEIS DÉCADAS

La capital se nutre de agua a través de varios alimentadores, tuberías de grandes diámetros que provienen de los subsistemas Tuy I, II y III, y que pasan por plantas de tratamiento antes de volcarse en las distintas redes de distribución. Estas son de menor diámetro y espesor, puesto que en la medida en que se van ramificando manejan menores caudales.

Los alimentadores de lock joint (cemento y malla de acero), hierro fundido, o acero tienen una existencia estimada de 30 años. La realidad es que llevan más de 6 décadas transportando agua sin recibir oportuna reparación.

METRO POR HABITANTE

Norberto Bausson, ex presidente de Operaciones de Hidrocapital, calcula la extensión total de la red de una ciudad como Caracas previendo un metro de tubería por cada habitante. Es decir, si en la capital viven alrededor de 3.500.000 personas, solo de aguas blancas habría alrededor de 3.500 kilómetros de conductos e igual cantidad para las aguas servidas.

Asegura Bausson que un plan factible de sustitución de esta red envejecida y deteriorada debería tomar en cuenta al menos el cambio del 1% de su extensión cada año: 35 kilómetros cada 365 días.

Realizar esta tarea en Caracas, que mide 18 kilómetros de largo a largo, sería como suplantar todas las tuberías que hay en una distancia equivalente a 2 recorridos extremos por la ciudad. Algo prácticamente imposible con un ente que, según Bausson, cuenta con muy pocas cuadrillas de mantenimiento correctivo, no tiene cómo determinar cuánto caudal ha perdido en el camino producto de los botes y que, además, solo puede regular el consumo del 5% de sus clientes, puesto que son los únicos que tienen medidores en sus viviendas.

“¡Cuesta tanto llevar agua a Caracas que es un crimen desperdiciarla! Aunque se saquen 18.000 litros de agua por segundo de los alimentadores, si acaso estarán llegando 14.000 porque el resto se va en las fugas. Son muchos los tramos con graves problemas”, acota Bausson.

SIN PREVENCIÓN

Yuri Medina, jefe del Departamento de Ingeniería Hidráulica de la Universidad Central de Venezuela explicó que el envejecimiento de la red es algo predecible desde el primer día de la instalación. De ahí que debería contarse con un cronograma de mantenimiento preventivo y correctivo periódico.

“La vida útil de una red de distribución es calculada en 30 años y eso depende del material de los conductos, de la calidad del agua (si es ácida o tiene minerales) que puede ocasionar depósitos dentro del canal e impedir su flujo, y del tipo de suelo (agresivo por su salinidad o acidez) que también corroe la tubería más rápidamente”, dijo.

Cree Medina que Hidrocapital no está haciendo estos programas de detención de fugas desde hace varios años, sino que actúa como lo hacen los bomberos, solo por emergencias: “La gente se queja de que reportan los botes de agua que tienen frente a sus casas y nadie va a repararlos. Lo que más les infarta es que se les está racionando el agua mientras se derrama frente a sus hogares”.

Para leer el artículo completo, haga click aquí.




Categoría: Venezuela | Claves: Caracas Hidrocapital Tuberías