La infanta Elena y su estadía de más de 3.000 euros en Viena

La infanta cenó en la tribuna de la Escuela Española de Equitación con el embajador español, Alberto Carnero.

Las mismas fuentes explican a Vanitatis que la alocución de Doña Elena, previa al espectáculo ecuestre, fue en un inglés correcto aunque algo justo. Crédito: Vanitatis
Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Doña Elena de España se alojó dos noches –jueves 25 y viernes 26– en la Suite Idomeneo, a razón de 3.095 euros la noche. El hotel Sacher, el más importante de los históricos de Viena, fue reformado hace cinco años manteniendo su característico estilo rococó. Dispone de 149 habitaciones, 60 de ellas suites, y es el único en Austria que ofrece en exclusiva La Prairie, la firma suiza de cosmética de lujo.

Sacher se encuentra frente al imponente edificio de la Ópera de Viena y forma parte de la emblemática Ringstrasse, el anillo histórico que celebra en estas fechas su 150 aniversario. En él se ha alojado la más alta realeza, desde el emperador Francisco José al rey Eduardo VIII con Wallis Simpson, Isabel II y Felipe de Edimburgo, a Rainiero y Grace Kelly. Incluso JFK durmió allí.

La infanta Elena, cuya llegada al hotel era esperada por no menos de 15 personas, fue la invitada más destacada de la gala Féte Imperiale con motivo del 450 aniversario de la escuela ecuestre Spanische Hofreitschule. Acudía en representación de don Juan Carlos, miembro del comité de honor de una institución que abrió sus puertas (y sus cuadras) en 1565, según reseñó Vanitatis.

El ocaso del viernes fue muy especial para Doña Elena. Vistió para la Féte Imperiale un diseño rojo con volantes, de inspiración española, coronado por un mantón de Manila verde y recibió un precioso collar de Swarovski, regalo de la firma joyera como símbolo de la amistad hispano-austríaca.

La infanta cenó en la tribuna de la Escuela Española de Equitación con el embajador español, Alberto Carnero, y el ministro austríaco de Agricultura, Andrä Rupprechter. Junto a ellos, naturalmente, se encontraba Elizabeth Gürtler, propietaria del hotel Sacher y de Sachertorte AG, la empresa que elabora la famosa tarta.

Tras la performance se abrió un gran baile, con polkas y debutantes, al que asistieron 3.000 invitados. La infanta Elena no se encontraba entre ellos. Una lástima, pese a ser abierto por una soprano acompañada de dos cabritillas, Winnie y Wallie, que interpretó en su honor Carmen de Bizet.

Categoría: Mundo | Claves: España Infanta Elena Viena