Países de la región son “apáticos” ante la situación de Venezuela

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(La Paz, Bolivia. EFE).- El expresidente boliviano (2001-2002) y vicepresidente del Club de Madrid, Jorge Quiroga, criticó lo que considera una “inercia” y “una apatía conveniente” en varios países y organismos de Latinoamérica ante los problemas políticos de Nicaragua y Venezuela, que afectan a la democracia.

“Hay una suerte de inercia, ya no hay silencio porque la gente habla de Venezuela, se refiere a Nicaragua, pero no hay acciones concretas”, señaló Quiroga en una entrevista con Efe.

A su juicio, lo que sucede en esas naciones merece reuniones de emergencia del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el Mercosur y el Sistema de Integración Centroamericano (Sica).

Al contrario, Quiroga destacó la actuación sobre la crisis en Venezuela del secretario general de la OEA, Luis Almagro, a quien considera “el mayor demócrata de Latinoamérica”.

También apuntó que “los hermanos mayores” de Latinoamérica, Argentina, Brasil, Colombia y México, tampoco se pronuncian porque parecen estar “inhibidos” o tienen sus propios conflictos.

“Lo que está pasando en Venezuela y Nicaragua es que cualquier vestigio de democracia lo están descartando. Cualquier remanente de la mascarita democrática que tenían lo han echado por la borda”, sostuvo el vicepresidente del Club de Madrid, un foro que agrupa a más de un centenar de expresidentes del mundo.

El exgobernante boliviano se siente extrañado porque no se hayan hecho reuniones de emergencia de los organismos internacionales como, por ejemplo, en su momento se celebraron ante problemas políticos que afectaron a Paraguay en 2012 y a Honduras en 2009.

Dijo que “no solo que la comunidad internacional no dice nada” sobre Venezuela, sino que hace poco el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), que agrupa a ochos países, entre ellos Bolivia, aprobó un crédito de 482 millones de dólares para Caracas.

Agregó que Venezuela vive altas tasas de criminalidad, inflación, desabastecimiento y falta de energía, a lo que se suma, según dijo, un problema más por la designación del nuevo ministro del Interior Néstor Reverol, acusado de supuesto narcotráfico por Estados Unidos.

Sobre Nicaragua, el político boliviano opinó que “hay un régimen despótico y nepotista” tras la revocación de la representación que tenía en una fuerza opositora el dirigente Eduardo Montealegre y por el “despojo” de 28 escaños a diputados opositores.

El presidente nicaragüense Daniel Ortega, anunció una fórmula electoral con su esposa Rosario Murillo como candidata a la Vicepresidencia para los comicios de próximo 6 de noviembre.

Quiroga, otros 24 expresidentes de Latinoamérica y el exjefe de Gobierno español José María Aznar pidieron esta semana a la OEA y a la Unión Europea “vigilancia crítica” ante las “graves alteraciones al orden democrático y constitucional” en Venezuela y Nicaragua.

En un comunicado, estos políticos agrupados en la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), dijeron además que la OEA y la UE deben disponer de los medios necesarios y efectivos “para la normalización de la democracia en dichos países”.

El exgobernante de Bolivia hace activismo con sus denuncias sobre la situación de la oposición venezolana e incluso viajó a Caracas para reunirse con los opositores al presidente Nicolás Maduro.

Considera que la iniciativa de diálogo sobre Venezuela, de la que participa el exjefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, debe conducir al respeto al Legislativo, “la liberación de presos políticos”, abrir vías de ayuda humanitaria y que se “cumpla la Constitución con el revocatorio” sobre el mandato de Maduro.

Quiroga, quien fue vicepresidente durante el Gobierno constitucional del exdictador Hugo Banzer, accedió a la Presidencia durante un año debido a la muerte del entonces mandatario.

De igual forma, fue en dos ocasiones candidato opositor contra Morales, quien es aliado de Maduro y Ortega, en el denominado bloque Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).