Fospuca invierte en nueva tecnología para ampliar su alcance

"Si a mí me llama un municipio hoy, yo puedo estar en 30 días prestando servicio en ese municipio", aseguró el director de la empresa, José Simón Elarba.

Publicada por: Andrés Herrera el andreduardo@gmail.com @AndrEduardo

Cámara y edición de video: Alex Urbina / Sumarium

(Caracas, Venezuela) – La empresa venezolana de servicios ambientales Fospuca, con 35 años de trayectoria, invierte en nuevos equipos y maquinarias de tecnología de punta para ampliar su alcance en el territorio nacional y llegar a cada vez más municipios.

En una entrevista exclusiva con Sumarium, el director de la empresa, José Simón Elarba, destacó que Fospuca no solo presta el servicio de recolección de desechos sólidos, sino que también hace barrido de ciudades, lavado de plazas y espacios públicos en general, baldeo de calles, entre otros.

“Es un servicio integral, dependiendo de lo que solicite cada uno de los municipios que nos contratan”, detalló.

AMPLIACIÓN DE LA FLOTA Y VISIÓN DE EXPANSIÓN

Indicó que recientemente la empresa, con 1.100 empleados en su fuerza laboral, compró más de 50 camiones para ampliar y modernizar su flota especializada.

“Es un proyecto a dos años que no se ha terminado. Todos los días estamos incorporando nuevas unidades y estamos invirtiendo en nueva tecnología y en algunas otras cosas que no son solo unidades móviles”, como unidades estacionarias y compactadores fijos, sumó.

Elarba sostuvo que todo esto influye para mejor en la calidad del servicio que Fospuca presta, pues las rutas se cubren a plenitud y no hay retrasos por fallas mecánicas.

Para el futuro a corto plazo, reveló que la compañía se encuentra “creando un programa para tener un lote de unidades importantes nuevas, cero kilómetros, disponibles para que cuando cualquier municipio nos llame podamos prestarle servicio con respuesta inmediata”.

“Si a mí me llama un municipio hoy, yo puedo estar en 30 días prestando servicio en ese municipio”, aseguró.

TALLERES DE RECICLAJE Y APOYO A INSTITUCIONES

Por otra parte, apuntó que la compañía de servicios ambientales cumple con un extenso programa de responsabilidad social empresarial que incluye contribuciones monetarias “a distintas instituciones educativas, religiosas y académicas para contribuir con ellos en distintas funciones”.

Además, detalló Elarba, “vamos a las escuelas y enseñamos a los niños qué es el reciclaje, cómo se hace el reciclaje y para qué es el reciclaje”.

No obstante, explicó que en el país “ninguna compañía tiene función de reciclaje como tal, porque en Venezuela el reciclaje no es un buen negocio”.

“A la gente no le gusta que lo diga: el reciclaje es una palabra romántica, bonita, elegante, de moda, que crea pasiones, pero si el reciclaje no produce beneficios económicos no se tiene y no funciona. En Venezuela la materia prima sigue siendo muy barata; por consiguiente, no hay estímulo para reciclar”, aseveró.

CRECIMIENTO EN MEDIO DE LA CRISIS

En cuanto a la fortísima debacle socio-económica y política que afecta a los venezolanos, Elarba expresó que su empresa ha “sabido aprovechar” las oportunidades que se han presentado, mismas que “nos han permitido crecer”.

“A nosotros nos ha ido mejor ahora que hace tres años, básicamente porque hoy en día la gente tiene más conciencia de que los servicios públicos hay que pagarlos; la gente entiende que el Estado ya no tiene capacidad para regalar, ni para prestar gratuitamente un servicio y la gente aprecia que el servicio se mantenga, se mejore, se cumpla y está dispuesta a pagar por ello (…). Venezuela sigue siendo un país con excelente oportunidades de crecimiento y nosotros las estamos aprovechando”, sentenció.

Sin embargo, señaló que mientras el promedio mundial es de 1.6 kilos de basura diaria por persona, en Venezuela es de alrededor de 1 y 1.1 kilos.

También apuntó que “el número de personas que conviven en el país” se reduce, probablemente por la emigración de venezolanos hacia otras latitudes.

“Tenemos el fenómeno de que hay algunos edificios que tienen 80% de apartamentos vacíos, por consiguiente ahí no hay basura que recoger”, detalló al respecto.

Fospuca trabaja en cuatro municipios venezolanos: El Hatillo, Baruta, Los Salias e Iribarren. Elarba también reveló que hay “muchas” otras Alcaldías interesadas en los servicios ambientales de su compañía, por lo que la lista de localidades se puede ampliar en cualquier momento.