El entretenimiento de las próximas generaciones

La primera aplicación del juego de Memoria para iPhone fue lanzada a principios de 2010, y desde entonces han aparecido más de 40 títulos.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Núremberg. DPA).- La nueva generación de juguetes 3.0 está aquí. Los más jóvenes se sienten muy cómodos con los smartphones y tablets y por eso, al margen de nuevas propuestas como Candy Crush, existen ya versiones electrónicas de juegos de toda la vida como el de Memoria o la Generala (de dados).

La Feria de Juguetes de Núremberg, que abre hoy sus puertas, no es ajena a esta tendencia y sigue a la búsqueda, como todos los años, de lo que piden sus jóvenes clientes.

“Las empresas tradicionales deben cambiar de forma de pensar, tienen que desarrollar nuevos campos de negocio para seguir en el mercado”, afirma Ernst Kick, presidente del consejo de administración de la feria. En la actualidad un tercio de la facturación proviene de nuevos productos, explicó en la rueda de prensa de presentación del evento.

En el caso de la empresa Ravensburger, por ejemplo, su filial Ravensburger Digital se encarga del desarrollo de los llamados juguetes 3.0. La primera aplicación del juego de Memoria para iPhone fue lanzada a principios de 2010, y desde entonces han aparecido más de 40 títulos.

Por ejemplo puzzles, originalmente un juego clásico de tocar con las manos, pero que hoy se puede jugar sin “tener tapada una mesa durante días”, celebra un partidario de la aplicación en Internet en la valoración del programa.

LIBROS Y ROMPECABEZAS MÁS ECONÓMICOS

Otra firma, como Schmidt Spiele, también ha desarrollado juegos tradicionales en formato para smartphone, así como versiones digitales de libros infantiles de éxito entre los más pequeños.

Para lo clientes, la ventaja es que las aplicaciones son en general más baratas que los productos que están en las bibliotecas de las tiendas. Por un juego de Monopoly se pueden pagar unos 35 euros, mientras que la aplicación para tablet de Hasbro cuesta 4,99 euros.

Sin embargo, pese a la diferencia de precio no se está viendo un hundimiento del mercado tradicional. “No observamos efectos negativos debido a la oferta digital”, señala Thomas Bleyer, gerente de negocios de la división digital de Ravensburger. En su opinión, las dos formas son demasiado distintas como para hacerse competencia, y lo digital tiene sentido sobre todo como complemento y para cuando no se está en casa.

Los precios del sector digital se orientan según el mercado -en el que hay mucha oferta gratuita- y “también es cierto que en los productos digitales hay muchos costes de material y producción que no están presentes”, subraya Bleyer.

Sin embargo, no todos los padres apoyan esta tendencia con entusiasmo.

DETRACTORES

Ravensburger señaló ya en años pasados que un cuarto de sus ventas las hace con títulos híbridos, es decir una combinación de elementos clásicos y electrónicos. Y en el caso de Schmidt Spiele, los responsables dicen que la fracción digital aumenta constantemente. “Pero un sector no se come al otro”, asegura Yawar Haider, responsable del área digital.

Mientras que los juegos digitales se usan solo o contra adversarios virtuales, un juego de mesa clásico se usa con los amigos o la familia, “algo por lo que el consumidor está dispuesto a pagar más dinero”.

También Willy Fischel, de la Asociación Federal Alemana del Comercio Minorista de Juguetes, cree que el mundo digital completa el clásico. “Las aplicaciones modernas hacen más divertidos los juegos de mesa”, comenta. Y eso es exactamente lo que quieren los más jóvenes, según un reciente estudio hecho por encargo de la Feria de Juguetes. Los encuestados manifestaban sobre todo el deseo de tener más variación respecto de la duración del juego, el grado de dificultad, efectos ópticos o incluso la opción de jugar solo.

Categoría: Mundo | Claves: Juguetes 3.0