bbc-bar

El pueblo italiano que les da billetes con el rostro del Che, Hugo Chávez y Marx a los inmigrantes

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

bbc-footer

Lideres comunistas e izquierdistas adornan los billetes falsos del pueblo Gioiosa Ionica, en Italia.

En un rincón del sur de Italia, las transacciones en moneda falsa no solo son aceptadas por los comerciantes locales, sino que son incentivadas por el gobierno.

La pequeña localidad calabresa Gioiosa Ionica, de 7.000 habitantes, es actualmente el hogar de un grupo de solicitantes de asilo.

Vea toda nuestra cobertura sobre la crisis migratoria en Europa

Estos reciben billetes falsos, o “tickets” como se les conoce, como parte de un sistema de vales.

Los refugiados pueden gastar el dinero en lo que quieran, pero solo dentro de la ciudad, para que las empresas locales se beneficien.

En lugar de joyas arquitectónicas europeas, los billetes muestran retratos de una colección de líderes comunistas e izquierdistas: Che Guevara en el falso billete de €10, Hugo Chávez en el de €20 y Karl Marx en el de €50.

El reverso muestra la firma de Giovanni Maiolo, el coordinador de los servicios de refugiados de la ciudad.

El pueblo de México que inventó sus propios billetes

En Gioiosa Ionica ven esta situación como beneficiosa para todos. Los refugiados pueden comprar comida y tener un poco de dinero, mientras que los comerciantes consiguen nuevos clientes, lo que ayuda a calmar las tensiones sobre los recién llegados.

Y los beneficios van más allá.

Más inquilinos también

Las clases de italiano son uno de los beneficios que se les ofrece a los refugiados.

El ayuntamiento recibe €35 (US$39) al día por cada solicitante de asilo de parte del gobierno en Roma. Esta suma debe cubrirlo todo: desde alojamiento, alimentación y atención medicada, hasta clases de italiano, ayudas para conseguir trabajo y asistencia con la burocracia del asilo.

También incluye un par de euros como dinero de bolsillo.

En Gioiosa Ionica, un pueblo más acostumbrado a la emigración que a la inmigración, estas sumas están marcando la diferencia.

Casas que antiguamente se encontraban vacías encuentran inquilinos mientras más personas gastan dinero en las tiendas locales.

El dinero falso asegura que los solicitantes de asilo puedan comprar alimentos regularmente, incluso cuando los fondos de Roma se atrasan.

Los servicios de refugiados les pagan a los comerciantes en euros reales cuando llega el dinero en efectivo.

De esta manera, el peso de la demora es asumido por el dueño de la tienda, quien por ende les da crédito a los servicios de refugiados y no a los inmigrantes.

Desde palas y cuchillos hasta billetes de plástico: lo que hemos usado como moneda a lo largo de milenios

Nuevos trabajos

Salvatore Fuda fue elegido hace tres años, con una agenda política que incluía traer inmigrantes a la ciudad.

El cuidado de los refugiados creó 20 puestos de trabajo muy necesitados.

Todo esto es parte del plan del alcalde.

Salvatore Fuda fue elegido hace tres años, con una agenda política que incluía traer inmigrantes a la ciudad, uniéndose al sistema gubernamental Sistema de Protección para Solicitantes de Asilo y Refugiados (SPRAR).

“Un proyecto como el nuestro, con 75 refugiados, nos trae cerca de 1 millón de euros (US$1.1 millón) al año, en total”, dijo Fuda.

“Este dinero se le da a la ciudad, no a los migrantes. Si lo comparas al presupuesto anual de nuestra ciudad, que es de 8 millones de euros (US$8.8 millones), se puede ver que es una gran ayuda económica”.

Fuda no solo lo ha impulsado el plan por el dinero, sino también para traer una experiencia de multiculturalidad a los jóvenes locales.

“Los niños de Gioiosa Ionica no tendrán ninguna dificultad si conocen a personas de diferentes colores, culturas o religiones. Habrán aprendido, por ejemplo, que en Afganistán o en India se juega a cricket, no a fútbol, y habrán visto como se juega”, dijo el alcalde.

Los migrantes parecen bastante felices también. En lugar de tener que vivir en grandes centros de refugiados con poco que hacer, pueden obtener experiencia laboral y compartir casas con otros refugiados, en las que pueden cocinar por sí mismos.

Una imprenta local, por ejemplo, le ha dado un puesto de trabajo a un joven somalí. Y mientras que pueda seguir trabajando, estará feliz de quedarse en esta pequeña ciudad del extremo sur de Italia.




bbc-footer