Habla Karla Osuna, la modelo vinculada a un caso de drogas

“Éramos como 17 hombres y yo, cada uno en su celda. Conmigo fueron hombres súper respetuosos. Ellos pudieron haber matado, secuestrado, tendrán sus cuentas pendientes con Dios, pero conmigo se portaron bien"

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La modelo Karla Osuna rompió el silencio. La joven enfrenta un proceso penal desde el año 2012, cuando fue detenida junto a su novio, Emiliano Zapata, acusado de narcotráfico. El diario Panorama la entrevista y reseña que hoy enfrenta sola un juicio y la etiqueta de “narcomodelo”.

Osuna logró su libertad condicional hace más de dos años pero se mantiene bajo perfil. Dejó atrás sus planes de trabajar en televisión y como modelo, ya que aún espera la decisión final del tribunal que la acusó de tráfico de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, en la modalidad de ocultamiento, y de asociación para delinquir, en calidad de cómplice. Niega la versión oficial de los hechos y proclama su inocencia

El artículo recuerda que el 30 de noviembre del 2012 Emiliano Zapata huyó de la Penitenciaría General de Venezuela en compañía de su socio, Eddy Blanco. Osuna no supo más de él. Previamente compartieron abogado y acudían juntos a a los tribunales.

“Me hizo la vida imposible, porque después que ellos se fueron todo me cayó encima a mí. Después más nunca nada. No le guardo rencor. En estos momentos, en verdad, no me importa si ellos están presos o no. Ni me afecta, ni me va a beneficiar, ni me va a perjudicar. Lo único que me importa es salir yo, terminar con todo esto y no me importa qué pueda pasar con todo ese gentío”, declara Osuna.

La joven recuerda que al momento de su aprehensión, era imagen de una empresa de bebidas alcohólicas y la moderadora del programa En Pelotas, de Intercable. Repite sin cesar: “Solo Dios y yo sabemos que soy inocente”, tampoco le importa aquello de “el que calla otorga”.

Sus ex compañeros de comunicación social de la Universidad Santa María intentaron boicotear su regreso a la casa de estudios por no considerarla una persona digna y modelo para las generaciones más jóvenes.

Karla Osuna afirma que le han ofrecido varios trabajos. Recientemente hizo una sesión fotográfica que aseguró ya ha generado comentarios sin haber sido publicada.

La modelo se arrepiente de la relación que tuvo con Emiliano Zapata. “No salí con él por el yate o por el carro que él tenía, al final yo trabajaba y me podía comprar mis cosas. A veces pienso: ‘Si yo hubiera hecho algo malo, bueno, bastante que me lo disfruté, bastante que todo y ahora estoy pagando, pero no es así. No era que él me mantenía y yo tenía millones y millones y vivía en una súper casa, nada de eso.’”, expresó.

Según Osuna, Zapata estaba casado cuando comenzaron su relacióny afirmó: “Las personas no van por la vida preguntando cómo te ganas tu dinero, de dónde sacaste ese carro. Él tenía una constructora y era real, le habían dado unas obras en Maturín, yo fui, estaba remodelando unos colegios. Tenía todo para que jamás pensarás este tipo hace algo malo, ¿por qué iba a dudar de él? Ahorita aprendí que no debo meter las manos en el fuego por nadie”.

Osuna se encontraba con Zapata al momento que fueron sorprendidos por un numeroso grupo de funcionarios del Cicpc en el hotel Montaña Suites, en Caracas. Ella desmiente categóricamente que hayan sido detenidos en una posada en Higuerote, como indica la versión oficial. De Caracas fueron trasladados hasta Higuerote, en Miranda. En un primer momento los investigadores le dijeron que investigaban un secuestro que involucraba a Zapata. Al día siguiente le dieron la versión de los 200 kilos encontrados en un vehículo del hombre.

Sus sitios de reclusión fueron el Inof y la cárcel de máxima seguridad de Coro. En Falcón, se apoyó en la amistad de los pranes del penal, entre ellos el mismo Oriente, quien lideró la toma del internado judicial de El Rodeo en el 2011.

“Éramos como 17 hombres y yo, cada uno en su celda. Conmigo fueron hombres súper respetuosos. Ellos pudieron haber matado, secuestrado, tendrán sus cuentas pendientes con Dios, pero conmigo se portaron bien. Eran los que me escuchaban llorando y me decían cálmate, no llores, cuando me daban esos ataques en los que me sentía que me estaba volviendo loca. Ellos eran los que me calmaban”, dijo Osuna.

Actualmente karla Osuna tiene 24 años y una hija de año y medio. Sigue a la espera de la decisión final del tribunal que lleva su caso.

Para leer la entrevista completa haga click AQUÍ