Dijo que los policías son “escaqueados” y lo multó la “Ley Mordaza”

No considero que haya insultado a nadie. Ni al colectivo de la policía local ni a un agente en particular.

Una mujer, con la boca pegada, sostiene un cartel durante una protesta contra la nueva ley del gobierno español de seguridad . Crédito: Reuters / Eloy Alonso
Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La criticada Ley de Seguridad Ciudadana o ‘Ley Mordaza’, ha empezado a dejar resultados nada esperados a los españoles. Las primeras sanciones han sido aplicadas a diversas personalidades por comentarios sobre los cuerpos policiales.

Lea también: Manifestaron en Madrid contra la polémica Ley Mordaza
Lea también: Activistas de Femen protestan en España contra la “ley mordaza”

Tal es el caso de Eduardo Díaz Coello quien se ha convertido en una de las primeras personas en ser multada por la denominada ‘Ley’.

Su sanción se debe a un comentario que Díaz dejó en el muro de Facebook de la alcaldesa Carmen Luisa Castro, en el que se refería a las acciones de cuerpos policiales. “La Policía Local de Güímar, que rescata pichones y a gente atrapada en los baños, pasará a tener unas instalaciones más grandes que las de la Guardia Civil. Cracks! (…) Lo mejor para controlar a una casta de escaqueados, bien acomodados en convenios y estatutos, es alejarlos del centro de poder”, precisó Díaz Coello en la cuenta de Facebook de la alcaldesa Carmen Luisa Castro.

En entrevista con el diario El Confidencial sobre la polémica que se ha desatado por el comentario y la porterior multa, esto fue lo que dijo:

Créditos: Javier Soriano / AFP

Con relación a los comentarios que dejó en el muro de Facebook de la alcaldesa. ¿Considera que son insultantes?

R: No. No considero que haya insultado a nadie. Ni al colectivo de la policía local ni a un agente en particular.

Cuando leyó en los medios sobre la ley de seguridad ciudadana, ¿podía imaginar que se aplicaría así?

R: En ningún momento. Es increíble. No se si se trata de un efecto no deseado o el legislador lo contempló en algún momento. Espero que sea lo primero. La cuestión es que el último policía local del último pueblo de España parece que tiene el poder de decidir sobre una cuestión tan delicada como los límites de la libertad de expresión.

¿Quiere hablar del contenido de su crítica y explicarla aquí, o teme que eso empeore la situación?

R: No creo que empeore la situación. Se trata de una opinión política acerca del traslado de la Policía Local a un edificio alejado del Ayuntamiento donde se encuentra el Patronato de Servicios Sociales.

¿Lo conoce la gente que le denuncia, cree que hay un motivo personal?

R: Vivimos en un pueblo de 18.000 habitantes. No conozco a los dos agentes que me denuncian personalmente. Sí los conozco de vista. Y supongo que ellos me conocerán de vista también. Yo, y otros amigos, llevamos un tiempo dando caña en una fanpage en FB que creamos. Algunos piensan que se trata de una “persecución”. Yo eso no lo puedo asegurar. Y a efectos legales da igual, porque la denuncia va firmada por dos policías locales.

¿Qué piensa sobre las protestas violentas?

R: No me gusta la violencia. No creo , por ejemplo, que ir a insultar o a tirar piedras a los antidisturbios sea la solución a nada.

¿Qué clase de mensaje envía su denuncia a la población española?

R: Que un policía local, y no un juez, tiene el poder o la autoridad para decidir los límites de la libertad de expresión. O al menos para poner la multa.

¿Se pondrá en contacto con alguna organización de derechos humanos si la denuncia prospera?

R: Para llevar el caso no. En la parte legal trabajaré con el abogado de confianza de mi familia. En el aspecto mediático creo que sería algo positivo que las organizaciones de derechos humanos se hicieran eco de este truculento asunto.

Cuéntenos cómo es para que el lector sepa a qué atenerse: ¿trabaja, quema contenedores, simpatiza con Al Qaeda? ¿Qué clase de ciudadano puede convertirse en un peligro según esta ley?

R: (Le da la risa) Soy Licenciado en Historia y tengo un Master en Formación de Profesorado; trabajé en lo que pude sacando la carrera; y ahora llevo un tiempo trabajando en una Compañía de Seguros. Milité en un partido de izquierda a nivel insular hace 3 años. Ahora son más las cosas en las que no creo que en las que creo.

¿Qué perspectiva da al caso su formación como historiador?

Cuando el Estado permite o tolera que sea un funcionario y no un juez quién resuelva los límites de los derechos individuales no estamos precisamente ante un Estado garantista. Es una característica del Estado totalitario (fascista o comunista) que incluso los policías de más bajo rango estuviesen investidos de un poder y una autoridad desmesurados.

¿Existe una persecución ideológica, o considera que el sentimiento de ofensa está por encima?

R: Eso no lo puedo asegurar. Llama la atención que entre tantas críticas que se han venido vertiendo a la policía local en mi municipio en redes sociales sea a mí precisamente (y por algo tan ridículo como llamarlos “escaqueados”) al que quieren denunciar. Sin embargo… la realidad es que la denuncia está firmada por dos policías locales. Si alguien los convenció o los animó para hacerlo es algo de lo que sólo se puede opinar. Es interesante también cómo la alcaldesa afirma públicamente que hablan sobre los límites de la libertad de expresión. Imagínese. Dentro de poco los jueces se quedarán sin trabajo entre tanto policía local y tanto alcalde de pueblo.

¿Cree que si el comentario hubiera sido anónimo se hubiera abierto una investigación para descubrir al autor?

R: Creo que si el comentario hubiese sido anónimo no lo habrían denunciado. Entre otras cosas porque tendría que haber una investigación con una orden que exigiera a la red privada FB la entrega de documentación privada.

La alcaldesa justifica la denuncia porque considera que el comentario es ofensivo para los policías. ¿Alguna vez ha hecho ella comentarios que le parezcan ofensivos a usted?

R: No voy a tomar en cuenta las declaraciones acerca de mi persona. La alcaldesa de Güímar es una persona simple, sin formación académica o cultural. Dice disparates continuamente. Ayer leí en prensa (LaOpinión) unas declaraciones suyas en las que asegura que hablaron en el Ayuntamiento sobre “lo que puede ser ofensivo y lo que no”. Ya ves. No sé en qué momento decidió que tiene la potestad para discutir sobre los límites de la libertad de expresión.

¿Cree que podrían usar esta ley los agentes de movilidad contra Esperanza Aguirre por los comentarios que ésta les dedicó en la prensa?

R: No recuerdo bien la polémica. Pero lo que fuera que le dijese a los agentes de movilidad, lo hizo a unos miembro de las “Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad”. Se aproxima más a la literalidad de la Ley que mi caso. No comparto las ideas de Esperanza Aguirre, aunque la admiro como político, pero de haberse dado el caso, seguiría pensando que estamos ante un abuso.

¿Cómo ha afectado esto a Güímar?

R: La gente habla del tema por la calle. Creo que había cierto malestar contenido ante la actitud de la policía local. Algunos vecinos, al hilo de la polémica, se han ido sumando a las críticas. Y no solo aquí. Muchas personas denuncian casos similares a los que yo he denunciado, y han expresado en las redes sociales lo vergonzoso que les parece que su municipio sea conocido a causa de un abuso policial.

Crédito: Reuters / Eloy Alonso

Crédito: Reuters / Eloy Alonso

Categoría: Mundo | Claves: España Ley Mordaza