¿Podrá el chavismo volver a jugar la carta “Tascón”?

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Hace una semana el país agarró un poco de aire con la primera recolección de rúbricas para buscar activar el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. Hubo mucho de emoción y esperanza, pero el chavismo empieza a jugar sus cartas de intimidación y parece que firmar será más que una manifestación de voluntad, un acto de rebeldía y coraje.

En medio de la asfixia económica, y la creciente tensión política y social, la alegría de venezolanos que reclaman una salida pacífica a la crisis cambió el rostro de las colas; y se transformó en más de dos millones de firmas que dijo recoger la Mesa de la Unidad Democrática.

Lea también: “Ya estamos cansados”, lo que dicen firmantes

Pero, en un país de contrastes y polarización no se hicieron esperar las reacciones. A pesar de que los líderes del chavismo guardaron silencio durante miércoles y jueves pasado cuando se recogieron las firmas -porque poco o nada se podía decir ante unas colas que recorrieron la prensa, redes sociales y calles de todo el territorio nacional-, finalizado el proceso, el mensaje del Psuv fue claro: “Vamos a revisar firma por firma”.

La primeras declaraciones evidenciaron que el juego político iniciaba; y que el chavismo repetiría los métodos que han caracterizado sus campañas electorales: la intimidación contra empleados públicos y el chantaje para los beneficiarios de los programas sociales del Estado.

Lea también: “Funcionario que haya firmado la lista de solicitud de referéndum tiene que dejar su cargo”

Diosdado Cabello dijo ayer que los empleados públicos que firmaron para activar el proceso revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro tendrán que dejar sus puestos de trabajo.

Maduro creó una comisión para participar en el proceso de autoría de las firmas que lidera, Jorge Rodríguez, y que ya solicitó al Consejo Nacional Electoral que se publiquen los nombres de quienes firmaron para solicitar el referendo.

Aparece entonces el recuerdo de quienes firmaron contra Hugo Chávez en 2004 y vieron su nombre expuesto en la “Lista Tascón” que aún los excluye de laborar para la administracción pública. ¿Se repetirá la historia?

Jesús Castillo Molleda, politólogo y profesor universitario, cree que sí, aunque en menor escala.

Castillo afirmó a Versión Final, que el Gobierno empleará una suerte de globo de ensayo contra sus militantes, beneficiarios de misiones sociales y miembros de consejos comunales que pueda confirmar participaron en este primer firmazo; y así crear un clima de miedo para los futuros procesos.

“Entre esos firmantes, seguramente, habrá un pequeño porcentaje al que le quitarán algo por haber firmado, para prepararse para la segunda tanda que es la más fuerte, la de los cuatro millones de firmas y la de la convocatoria en sí. Sin ninguna duda, ese es un mensaje de intimidación de Jorge Rodríguez hacia los militantes del Psuv, el Gran Polo Patriótico y algunos simpatizantes”, sentencia Castillo.

¿Le servirá al chavismo esta estrategia?, ante el desabastecimiento, el problema de los servicios públicos y sobre todo la pérdida del poder adquisitivo que conlleva la pérdida de la calidad de vida de cada venezolano que pone a prueba su ingenio -y su bolsillo- para resolver el menú de cada día, la verdad, parece que no. ¿Cómo podría funcionar el miedo en una Venezuela que prácticamente perdió todos sus beneficios?

El escenario, donde resalta una Venezuela desdibujada, podría ser una oportunidad para que cada venezolano se olvide de si es opositor o chavista y vaya a revocar con mucho coraje y paz a un país que hace rato dejó de ser el suyo. 

De cualquier manera el juego político empezó. El método del Gobierno, así como también la decisión de cada venezolano, será puesta a prueba cuando se deba pasar a la segunda fase del proceso de referendo revocatorio, donde más de cuatro millones de ciudadanos deberán manifestar su voluntad de que Nicolás Maduro salga de la presidencia.