Más pena que gloria: deportistas venezolanos también emigran ante la crisis

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La judoca Keivi Pinto, el esgrimista Denis Méndez y el ciclista Jonathan Suárez, exmiembros de selecciones olímpicas de Venezuela ahora en el exilio, entrevistados por El Nuevo Herald denunciaron la falta de apoyo del ministerio de Deporte.

La judoca Keivi Pinto es medallista de oro en tres de los cuatro Juegos Bolivarianos —en los últimos obtuvo una medalla de plata—, es ganadora de preseas de plata y bronce en Campeonatos Panamericanos y obtuvo el noveno lugar en los Juegos Olímpicos de Atenas en el 2004. Ahora trabaja en el aseo de un restaurante de Miami tras salir de la empresa estatal siderúrgica CVG-VENALUM por presiones políticas.

“La gente de CVG-VENALUM me obligaba a ir a marchar a favor del gobierno… Porque no iba, más me presionaban. Yo decidí venir para acá, a los Estados Unidos, porque así podía ayudar a mi familia, que es de bajos recursos (…) Allá en VENALUM le daba clases a niños. Representé a mi país en unas Olimpíadas. Entonces, me ha pegado mucho venir a limpiarle a alguien. Pero no me siento apenada, porque no estoy haciendo nada malo. Estoy ayudando a mi familia y aquí tengo la seguridad que en mi país no tengo”, dice Pinto.

Por su parte, el esgrimista Denis Méndez, quien fue parte de la selección venezolana de esgrima y hoy vive en Italia, contó lo difícil que fue representar a su país en las competencia: “Cuando nosotros habíamos calificado en las competencias, siempre nos decían que no había recursos. Mediante el esfuerzo de mi familia salíamos a Europa, a Estados Unidos, para representar a Venezuela con nuestros propios fondos y con la promesa de que las federaciones y el Instituto Nacional de Deportes nos iba a reembolsar ese dinero cuando volviéramos. Nunca lo hacían. Soy uno de los atletas que viene de dormir en estaciones de trenes, pagar cualquier cantidad de dinero en taxis para poder representar a la nación”.

No es por el deporte. Jonathan Suárez, campeón mundial en la Categoría Élite masculina y Crucero Rin 24 en el 2007 y el primer venezolano en asistir a unos Juegos Olímpicos en BMX, en Beijing 2008— acusó públicamente al Ministerio del Deporte de Venezuela de no ser transparente en la entrega de divisas para entrenamiento de los atletas.

“Cada vez que iba a buscar apoyo para una competencia me sacaban miles de excusas para que no fuera. Tenía que sacar de mis bolsillos, pedir prestado o vender algún artículo para poder asistir al evento y después salían ellos, ‘Ah… el Mosquito ganó’, pero sin el apoyo de ellos”, dijo Jonathan Suárez, hoy día exitoso entrenador en Quito, Ecuador.

A Suárez no le alcanzaba para vivir el sueldo como deportista, ni tampoco el que le hubiera correspondido como entrenador en Venezuela. Para sobrevivir condujo un taxi ejecutivo durante un año. “De una u otra manera tenía que mantener a mi familia, para poder pagar comida, pañales, leche, colegio. Me sentí mal, pensé: ‘Tantos logros que di a mi Venezuela y ¿no puedo recibir una beca bien remunerada?”.

Pinto, Méndez y Súarez coinciden –dice El Nuevo Herald- en que en caso de que cambie el gobierno no dudarían en volver al país a ayudar a las nuevas generaciones de atletas. Sobre los que vienen detrás, no ocultan su angustia, pues tienen información de que el comedor del Ministerio del Deporte no funciona, que los médicos de la institución no tienen medicinas y casi ninguno recibe fondos para su preparación en competencias fuera del territorio venezolano.

Para leer el artículo completo, pulse aquí