La “política del instinto y del slogan” de Trump llevada a la práctica “desemboca en fracaso”

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El Sociólogo y analista político internacional Luis Fleischman conversó con Sumarium radio sobre los sobresaltos en política exterior que ha causado la recién inaugurada presidencia de Donald Trump.

Según el Dr. Fleischman, Donald Trump prácticamente no tuvo asesores en política exterior, sino que su instinto comercial le llevó a creer que su forma y estilo estaban siendo populares y a conducir su propia campaña de corte populista, apelando a las personas que perdieron sus trabajos por fuga de fábricas por ejemplo a México, y en general a las personas que perdieron empleos a causa del libre comercio. De allí que una vez que comienza a ejercer como Presidente Decida enfocarse, por ejemplo, en el muro que era su promesa electoral y no en los críticos temas de seguridad ni en las consecuencias que puede tener una confrontación con México.
Se trata de acuerdo al Dr. Fleischman de un intento de implementar una serie de slogans sin tener un equipo adecuado que permita planear una política exterior sostenible y coherente. Más bien lo que se evidencia es una acción instintiva e ideológica destinada a hacer ver que el Presidente Trump cumple con sus promesas, pero que no incluye ningún proceso ni intento de tomar en cuenta la variedad de factores que pueden incidir sobre las decisiones, ni de poner en la balanza las posibles y diversas consecuencias.

Como bien explica el experto en política internacional, Trump ha tenido mucho protagonismo en estas tres semanas, tal como lo tuvo durante su campaña. Pero ese excesivo protagonismo ahora que ya es Presidente en funciones es más problemático, pues si como parece estar ocurriendo el Presidente Trump no puede controlar sus pasiones, su temperamento ni medir sus palabras de acuerdo al lenguage diplomático, entonces se producen de su parte declaraciones francamente sorprendentes e inconvenientes que generan no solo distracción del enfoque serio en los temas fundamentales, sino que además relega de su papel fundamental a sus voceros especializados en política exterior y seguridad ncional como su Secretario de Estado, su Secretario de Defensa o su Secretario de Seguridad Interna.

Según el experto, si Donald Trump en el futuro opta por seguir sus instintos escuchando solo a unos pocos asesores que tiene en la Casa Blanca, como Stephen Bannon, a la larga se va a dar contra la pared, y en ese caso se verá obligado a reflexionar porque va a terminar perdiendo también el apoyo de los republicanos. Pero si no reflexiona al respecto y acepta que necesita a los expertos, a quienes conocen el terreno y saben de política exterior, no podrá establecer una política seria y se va a topar por tanto con mayores tropiezos y problemas. De lo contrario, asevera el Dr. Fleischman, la política del instinto y del slogan cuando se traslada a la práctica termina en fracaso y eso ya lo ha visto Trump en los primeros días de su administración.

De acuerdo a Fleischman, si el asesoramiento que Trump recibe de Bannon produce políticas a la vez exitosas, efectivas y populares no habría problema, pero en este momento la actual dirección en política exterior le está causando muchos tropiezos al Presidente estadounidense, lo cual lo pudiera empujar a cambiar de dirección, pero si no quiere hacerlo esto se convertirá en un argumento a ser utilizado en su contra en cuatro años o incluso pudiera desembocar en que ni siquiera dure un término. Y concluye “vamos a ver a donde llevan los tropiezos si a una racionalización de la política o a darse contra la pared porque él piensa que tiene la razón”.