La crisis afecta “especialmente” a las personas con discapacidad

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

 (Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – A sus 39 años, Carlos Parra pasa los días viendo pasar la vida desde la ventana de su humilde casa en la avenida 47E de la urbanización El Soler, en Maracaibo estado Zulia.

Su piel, expuesta al inclemente calor marabino, parece pegarse cada día más de sus huesos. Su desnutrición es evidente a simple vista. Mientras su madre, Leisy Fernández de 63 años, quien dice que evitar verlo porque le duele su estado, retomó la costura luego de enviudar el año pasado, para que su hijo que pardece un retardo mental desde su nacimiento, reciba algún alimento.

El diario La Verdad, revela la historia de este Carlos y su madre, quien sumidos en la desfortuna, son otras de las miles de caras víctimas de la crisis que se vive en el país.

A diario comen arepa o pan solo, situación que pocas veces cambia gracias a la caridad de algún vecino. “Por lo menos tres días a la semana nos acostamos sin comer, depende de lo que haga”.

Según cuenta el ama de casa, la situación de la familia se agravó hace aproximadamente un año, “cuando la economía del país entró en su peor momento”. Pero, el año 2016 es el que ha pegado más fuerte y ha dejado a la familia con casi 80 kilos menos en sumatoria.

ENCERRADO

A falta de pañales, Carlos hace sus necesidades en un periódico. Su madre relata que nunca aprendió a ir al baño por su problema, pero ahora logró que lo hiciera en un periódico en el piso del cuarto.

Su madre explicó que lo mantiene encerrado en su habitación para que no le pase nada. “Ya me he llevado muchos sustos con él, porque se ha cortado y cosas así. Yo lo meto ahí para poder trabajar tranquila”.

Él tiene “muchísimo tiempo” que no va al médico por falta de recursos, pues se trata de comer o ir a consulta, nunca ambas opciones juntas,

REQUIERE

Carlos Parra necesita pañales, alimentos y asistencia médica. Además de Diazepam de 5ml y vitaminas. Hace casi un año que no ve, formalmente, a un médico. Leisy Fernández necesita Concor de 5 ml e Impra de 25 ml.

Para leer el artículo completo haga click aquí.