Murió el uruguayo que logró enmudecer el Maracaná

"Solo tres personas hicieron callar el Maracaná: Frank Sinatra, el papa y yo"

Crédito: Reuters.
Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Montevideo, Uruguay. AFP)- Alcides Edgardo Ghiggia, fallecido este jueves a los 88 años, forma parte de la historia del fútbol por ser el autor del gol decisivo que coronó a Uruguay campeón del mundo en 1950 en el Maracaná, en un día de tragedia nacional para Brasil.

Ghiggia murió este jueves cuando se cumplen exactos 65 años de aquella gesta histórica del fútbol celeste, que de atrás derrotó a Brasil por 2-1 y conquistó su segunto título mundial.

El legendario jugador murió de un paro cardíaco, según confirmó su esposa Beatriz a la AFP. Era el único sobreviviente que quedaba de las dos selecciones que chocaron aquel 16 de julio de 1950.

“Solo tres personas hicieron callar el Maracaná: Frank Sinatra, el papa y yo”, dijo Ghiggia en una entrevista con la televisión Globo años atrás, frase que reiteró en varias oportunidades y también pasó a alimentar el mito del ‘Maracanazo’, hasta la actualidad considerado la mayor gesta en la historia del fútbol.

Las pocas filmaciones de ese 16 de julio de 1950 muestran a buena parte de los 200.000 brasileños que llenaron el estadio incrédulos, llorando en silencio tras el 2-1 que le dio el triunfo a Uruguay frente al local y favorito. Y a un Ghiggia emocionado, aupado por sus compañeros tras el pitazo final del partido, su bigote finito entonces negro azabache.

“Es un recuerdo muy lindo porque uno hizo algo por el país nuestro”, señaló el exfutbolista en abril de 2014 en una entrevista con la AFP.

recién tomé conciencia de la magnitud unos años más tarde, cuando empezaron a escribir libros sobre el tema

Pero “recién tomé conciencia de la magnitud unos años más tarde, cuando empezaron a escribir libros sobre el tema, y me preguntaban sobre eso”, aseguró entonces.

CARRERA EUROPEA

Ese gol, marcado a los 23 años, lo convirtió en héroe nacional y cambió su vida.

Nacido el 22 de diciembre de 1926, Ghiggia había dado sus primeros pasos en el deporte rey en 1948 en Peñarol, uno de los dos equipos grandes del fútbol uruguayo y con el que ganó el Campeonato Uruguayo en 1949, cuando formó parte de la denominada ‘Máquina del 49’. También lo ganó en 1951.

Pero tras el prestigio ganado con el Maracanazo, en una época en la que muy pocos futbolistas sudamericanos jugaban en Europa, Ghiggia partió en 1953 rumbo a Italia, contratado por la Roma.

Permaneció allí nueve años, ocho de los cuales jugó con el equipo romano y uno en el AC Milán, con el que obtuvo la Copa de Campeones de Europa en 1962-1963.

Nieto de italianos, Ghiggia obtuvo la ciudadanía de ese país e integró la selección ‘azzurra’, con la que anotó un gol.

un honor jugar en una selección que no era la mía

Fue “un honor jugar en una selección que no era la mía”, recordó en una entrevista de 2010 con AFP.

“La única vez que yo me puse la camiseta celeste fue en ese Mundial (1950). Después no me citaron”, seguramente porque “yo estaba en Italia y en aquella época los repatriados no se usaban”, sostuvo entonces el exjugador.

Pese a tener 37 años a su regreso al país, jugó cinco años más en el local Danubio y se retiró poco antes de cumplir 42 años.

REGRESO CON GLORIA

En 2009 este protagonista de la mayor tristeza del fútbol brasileño volvió a Rio de Janeiro para dejar una nueva marca en Maracaná, esta vez en la Vereda de la Fama del estadio, convirtiéndose en el centésimo jugador y el sexto extranjero homenajeado.

“Nunca pensé que sería homenajeado en Maracaná, estoy muy emocionado. Mis sinceros agradecimientos al público brasileño”, indicó entonces el Ghiggia, cuyas marcas quedaron entre las de Eusebio, el exentrenador brasileño Telé Santana y el bicampeón mundial Djalma Santos (1958-1962).

En 2010 celebró su cumpleaños número 84 en el Museo del Fútbol uruguayo, a instancias de un empresario que impulsó además la apertura de cuentas bancarias a su nombre como gratificación a su trayectoria.

“Ni cuando era joven tuve tantos reconocimientos como a esta altura de mi vida, es un honor, una satisfacción y hasta una sorpresa que la gente te siga recordando”, dijo entonces a la AFP.

Expresó asimismo que en la actualidad se valora más el ‘Maracanazo’ porque “nunca hubo un triunfo como ese en el que se le gana una final al dueño de casa y por eso tiene más valor que otros campeonatos del mundo”.

Homenajeado en innumerables ocasiones, en 2010 viajó a Sudáfrica invitado por la FIFA y en 2014 a Brasil, invitado para el sorteo de la última Copa del Mundo.

Casado en segundas nupcias, Ghiggia tuvo dos hijos en su primer matrimonio.

En el 2009 el exfutbolista dejó sus huellas en el Paseo de la Fama de Fútbol de Brasil en el estadio Maracaná de Río de Janeiro. Crédito: AFP

Categoría: Sociedad | Claves: Maracanazo