Quién es ‘El Topo’, el acusado de la desaparición de los mineros

‘El Topo’ fue quien trajo al sur de Bolívar la práctica de picar personas con motosierras

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La desaparición de los mineros en Tumeremo, estado Bolívar, ha conmocionado a la prensa e incluso a los venezolanos. La posible matanza de estos 17 ciudadanos ha generado protestas en el sector fronterizo con Brasil y las autoridades señalan como principal sospechoso a “El Topo”.

¿Pero quién es “El Topo”? Un trabajo de investigación del Correo del Caroní, realizado por el periodista Germán Dam, devela los detalles de este sujeto quien tiene el control de la minería ilegal en la región.

Y es que según el reportaje, Jamilton Andrés Ulloa Suárez de nacionalidad ecuatoriana y con amplios vínculos al paramilitarismo colombiano hace que hasta el más valiente de los hombres se acobarde frente a las atrocidades criminales que comete por mantenerse en el poder.

FICHA TÉCNICA

Nombre y apellido: Jamilton Andrés Ulloa Suárez
Cédula de identidad: E- 84.034.597
Edad: 43
Nacionalidad: Ecuatoriana.
Lugar de nacimiento:Santo Domingo, Provincia de la Capital de Ecuador.
Rasgos físicos: Piel morena, cabello negro, 1.72 metros de estatura, robusto.
Apodos: El Topo y El Don

LO QUE DICEN LOS MINEROS

Aunque el nombre Ulloa Suárez, es poco mencionado en la región por el temor que infunde, siempre se consigue en la vía gente que está dispuesta a hablar.

Este es el caso de un minero entrado en años que participaba en la tranca de la Troncal 10, vía que comunica de norte a sur al estado Bolívar, y comentó al Correo de Caroní las macabras prácticas de “El Topo”, delincuente de alta peligrosidad que controla la mina Hoja e’ Lata y otros 30 campamentos mineros.

“Cuando joven fue paramilitar en Colombia -aunque es ecuatoriano– y por eso sabe hacer cosas que hace que cualquier guapo se acobarde. ‘El Topo’ fue quien trajo al sur (de Bolívar) la práctica de picar personas con motosierras… tiene una que casi que prende sola cuando dicen que hay que trozar a alguien”, dijo el veterano.

Por su parte, otro presente aseguró que varias de las minas que están bajo de su dominio esconden animales los cuales son alimentados por pedazos de cuerpos humanos. “A los muertos los pican y se los lanzan a los cochinos o a unas babas. Sino, los lanzan a pozos que ya no usan y ahí se quedan… si (los cuerpos de seguridad) ingresaran a las minas, encontrarían fosas comunes que da miedo”.

ASCENSO AL PODER

Según el rotativo, ‘El Topo’ comenzó a sacar oro de la Hoja e’ Lata en enero de 2009 junto a su hermano: el Negro Aurelio, su hermana: la Bacha y sus sobrinos.

Sin embargo, para cuando hubo la segunda bulla en la mina Jamilton Ulloa ya había armado un ejército y se apoderó del lugar.

Ellos matan, pican gente y hacen cualquier cosa que infunda miedo en la población minera… porque además lo hacen frente a testigos para que rieguen la voz luego

Una mujer allegada a uno de los jóvenes desaparecidos el 4 de marzo, acotó que ‘el Topo’ era el segundo al mando hasta que su hermano se batió a tiros con otro hombre apodado el Niche y ambos resultaron muertos en una reyerta en julio de 2009.

“Al morir el Negro Aurelio, el Topo se quedó con todo y ahora él controla lo que es oro, combustible y armas, mientras que su hermana y su sobrina manejan el licor, las drogas y las mujeres que se prostituyen en las minas”, precisa la joven.

ANTECEDENTES

El ecuatoriano de 43 años fue detenido el 14 de julio de 2012 por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Su captura se realizó luego que un motorizado denunciara que le dispararon desde una Chevrolet Silverado blanca, mientras transitaba por la avenida Perimetral de Puerto Ayacucho. En el procedimiento, también fue detenida su esposa Nancy Guevara.

En la audiencia de presentación el Ministerio Público imputó a Jamilton y a su mujer los delitos: homicidio calificado por motivos fútiles e innobles en grado de frustración, legitimación de capitales y ocultamiento de arma de fuego y municiones.

Ambos alegaron que el motorizado -quien no asistió a la audiencia- los había intentado atracar por lo cual los cargos contra Nancy fueron desestimados y al ecuatoriano solo lo imputaron por el último de los delitos y le dieron una medida de presentación.

Para el momento de su detención llevaba siete cadenas de oro de 24 quilates
y mostró la factura para demostrar que eran de su propiedad.