La justificación de Hinterlaces al descontento venezolano

La firma justificó la molestia poblacional en una "campaña" que busca "sobredimensionar" la grave crisis.

Publicada por: Andrés Herrera el andreduardo@gmail.com @AndrEduardo

(Caracas, Venezuela) – Para la firma de investigación de mercado Hinterlaces, se ha avivado el descontento en Venezuela. Pero no por la inseguridad, impunidad, escasez, devaluación monetaria de facto, corrupción, ni por los límites impuestos a la libertad de información que azotan la calidad de vida de los ciudadanos, sino por una “campaña de desestabilización y neurotización” por parte de factores opositores al Gobierno nacional.

Cabe preguntarse, ante esta temeraria justificación del descontento de la población, qué método científico se aplicó para determinar cuándo se está sobredimensionando una crisis

En tal sentido, según el más reciente estudio socio-emocional de Hinterlaces, denominado Monitor País, “la campaña de desestabilización y neurotización contra la sociedad venezolana ha logrado sobredimensionar la crisis y avivar el descontento, acentuar la angustia y la incertidumbre colectivas, alimentando un voto neurótico futuro y también una ruptura social violenta, en el marco de una estrategia insurreccional continuada”.

Cabe preguntarse, ante esta temeraria justificación del descontento de la población, qué método científico se aplicó para determinar cuándo se está sobredimensionando una crisis y muy especialmente la venezolana, en la que la escasez -omnipresente en el país- de todo tipo de productos e insumos, así como la inseguridad y alta impunidad, entre otros graves problemas reconocidos en ocasiones por el propio Gobierno, tienen a la nación viviendo un verdadero drama social.

Asimismo, preocupa que Hinterlaces haga referencia a un “voto neurótico” futuro, término que podría servir de base para descalificar los votos de quienes expresen su descontento hacia las políticas implementadas en el país mediante el sufragio, específicamente en las próximas elecciones parlamentarias, pautadas -según el Consejo Nacional Electoral (CNE)- para el último trimestre de este año.

Además, la osada aseveración de que la supuesta “campaña” está alimentando una “ruptura social violenta” en el marco de una “estrategia insurrecional continuada” parece ser un símil de las acusaciones que desde el Gobierno se hacen de forma reiterada contra la oposición, lo cual contribuiría a crear una imagen criminalizada de la disidencia política.

Entre otras afirmaciones, irónicamente los resultados del estudio fueron acompañados por esta frase: “Los venezolanos siguen esperando respuestas y soluciones“.

LOS RESULTADOS EN NÚMEROS

El más reciente reciente Monitor País de Hinterlaces arrojó que 59% de la población se siente optimmista y 75% considera estar esperanzada, pese a lo cual aumentaron los niveles de pesimismo y frustración en referencia con un estudio similar efectuado el pasado mes de marzo, reseñó la firma en su portal web. ¿Cómo se explica esta aparente contradicción?

Aunque se mantiene elevado el nivel de esperanza, “las campañas mediáticas de neurotización y la crisis económica afectaron en apenas dos meses los indicadores reflejados en este estudio”, justificó Hinterlaces.

En tal sentido, 56% de los entrevistados consideró estar feliz (en descenso), en oposición al 42% que aseguró estar triste (en alza).

Los indicadores negativos que superaron la barrera intermedia fueron la molestia y la preocupación. Ambos despuntaron en 53% y 68%, respectivamente.

Al menos 60% de los entrevistados aceptó estar tranquilo frente a 38% que declaró estar confundido, indicó Hinterlaces.

La firma concluyó aclarando que este capítulo del clima socio-emocional se refiere sólo a la situación general de Venezuela, sin especificidades.