Oso de anteojos es visto en Colombia por primera vez en años

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Neiva, Colombia. Dpa) . – Un oso de anteojos fue visto hoy rondando la cuenca del río Las Ceibas, a la altura de la ciudad de Neiva, al sur de Colombia, un hecho calificado por las autoridades ambientales como “histórico” dado que hace varios años no se tenía
registro de esta especie.

“La presencia de esta especie en estado de amenaza refleja el alto grado de conservación en la que se encuentra la zona de reserva de la cuenca del río Las Ceibas, producto del trabajo de reforestación que se viene adelantando allí”, explicó Carlos Alberto Cuéllar, director de la autoridad ambiental al diario “El Espectador”.

Las imágenes fueron captadas con una “cámara trampa”, que detecta el
calor que emiten los animales
y recolecta registros fotográficos y
videos, que son insumos para los estudios ecológicos que llevan a cabo
las autoridades ambientales de la zona.

Si bien las imágenes fueron divulgadas hoy, las fotografías fueron
captadas por las “cámaras trampa” los días 6, 10 y 13 de noviembre de
este año.

El oso que apareció en las imágenes es un ejemplar adulto y se
encuentra en óptimas condiciones biológicas, según indicaron los
expertos.

El oso de anteojos es una especie amenazada, endémica de los Andes Tropicales, y la única especie existente de oso en América del Sur. Se
caracteriza por presentar manchas blancas o color crema en su rostro y pecho de donde deriva su nombre”,explicó la organización que hizo el descubrimiento.

Otras cámaras de este tipo fueron instaladas en el sector, siguiendo
las huellas dejadas por el animal, y se creó un grupo de personas que
monitorearán zona con el fin de identificar las especies que habitan
el área y recolectar datos sobre sus comportamientos.

“Este registro nos permite resaltar la efectividad de la conservación
de la cuenca y nos invita a continuar desarrollando acciones de
preservación del hábitat de este mamífero gravemente amenazado”,
explicó Cuéllar.

A razón de la pérdida de su hábitat, la caza y la falta de
conocimiento sobre la especie, los osos de anteojos han sido
clasificados como en vía de extinción
.