Baduel, Tirado y la “sucia política” que los ha mantenido presos

"Ellos confían en que en un momento determinado van a recuperar su libertad porque saben que son inocentes, pero también saben que están peleando contra un Estado absolutamente podrido".

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Twitter

(Redacción Sumarium).- Casi dos años se han cumplido de la detención de Alexander Tirado y Raúl Emilio Baduel. Dos años “llenos de torturas y violaciones a los derechos humanos” que lejos de quebrar sus esperanzas, los mantienen firmes en la lucha por sus ideales y por una mejor Venezuela.

“Esto no es más que una detención política”, así lo asegura Omar Mora Tosca, abogado de los dos jóvenes, quienes fueron detenidos el 21 de marzo de 2014, mientras “realizaban una protesta pacífica en el estado Aragua”, como parte de las manifestaciones que se dieron en Venezuela contra el gobierno que lidera Nicolás Maduro.

UNA DETENCIÓN NO JUSTIFICADA

Según comenta Mora Tosca, el día antes mencionado, “los jóvenes participaban al igual que otras personas de la sociedad civil convocadas a través de las redes sociales, en una concentración en el Complejo de Feria de Maracay, haciendo una cadena humana con los colores de la bandera de Venezuela, cuando motorizados y camionetas de la policía llegaron a detener en primer lugar a Alexander Tirado”. El hecho sin duda sorprendió, dice la defensa, sin embargo, el detenido no puso ningún tipo de resistencia.

Lea también: La carta del hijo de Baduel a “los verdugos del TSJ”

“Le dijeron: ‘Mira Alexander, vente que te vine a buscar’. Él lo que cargaba era un megáfono en la mano y se lo entregó a otra persona que estaba ahí”.

Lo que detonó el malestar fue la siguiente detención, la de Raúl Emilio Baduel, y es que a escasos cinco minutos de haberse llevado a Tirado, los funcionarios policiales vinieron a arrestarlo, pero no de la misma manera que a “El Gato”, como se le conoce a Tirado, a Baduel “se lo llevaron arrastrado”, lo que sin duda activó las alarmas en los presentes, quienes intentaron mediar, pero sin resultados positivos. “La orden ya estaba dada”.

“Eso fue a plena luz del día como lo revelan los videos y las fotos que aún circulan en las redes sociales, no en la noche como ellos han querido demostrar cumpliendo órdenes de arriba”.

PRUEBAS FORJADAS

La defensa no titubea al señalar que en este caso, se forjaron pruebas, mismas que han sido desmentidas en las audiencias y en el juicio.

“Forjaron evidencias y situaciones, en el juicio quedaron demostradas las mentiras por las innumerables contradicciones en las que cayeron”, sostiene firmemente Mora Tosca.

En conversación telefónica con Sumarium, el abogado mencionó que las pruebas están más que claras y reposan en las redes sociales desde el momento de la detención de ambos, sin embargo, la justicia venezolana “ha hecho caso omiso de las mismas, dejando al descubierto la manipulación del sistema”.

TORTURAS QUE NO QUIEBRAN LAS IDEAS

Trascendió que una vez detenidos en Maracay, los dirigentes pertenecientes al partido Voluntad Popular (VP), “un día fueron llevados engañados con la excusa de que les iban a sacar la cédula, pero en realidad los estaban trasladando hasta la cárcel de Uribana”, donde fueron víctimas de las más atroces torturas.

“Desde que llegaron a este penal los encadenaron y les empezaron a golpear con objetos contundentes, los humillaban, la comida se las daban caliente en las manos para que se quemaran”, dice Mora Tosca, quien además vio los moretones que dejaron “las palizas que recibieron”.

Pero esa no era toda la tragedia, Tirado y Baduel, han sentido de cerca la furia de “un Gobierno que los reprime aun en prisión, por pensar distinto”.

“A ellos los encadenaban a un tubo y les pegaban, los apuntaban con armas de fuego montadas, se las pegaban en la cabeza, los obligaban a decir consignas chavistas y si no las decían los maltrataban”, señala la defensa acotando que cada una de las violaciones de los derechos humanos contra ambos, han sido denunciadas.

Tras una revuelta registrada en Uribana, donde más de 60 privados de libertad perdieron la vida, Tirado y Baduel fueron expuestos desnudos al concreto caliente que quemó sus genitales, la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, pidió el traslado a Tocuyito, dejándolos en un área protegida, lejos del resto de la población privada de libertad.

“EL COME NALGAS”

Para Omar Mora Tosca, hablar de la compleja situación que han vivido Alexander y Raúl no es cosa fácil, y menos si se tiene que referir a castigos que “no tienen ninguna justificación”.

En su paso por Uribana, los jóvenes conocieron a “el come nalgas”, una especie de bate cortado a la mitad dejando una forma plana, con la que “fueron brutalmente golpeados en los glúteos y en la cintura, al punto de dejarlos sin poder caminar”, destaca Mora Tosca.

“En la primera audiencia que tuvieron tras la paliza con ‘el come nalgas’, los hice desnudar y mostraron las nalgas totalmente negras producto de la golpiza, pero esto no logró nada, la sentencia ya estaba escrita”.

UN VERDUGO QUE OMITIÓ LA PRUEBAS

Iris Araujo, “la jueza que no solo conoció de todos los atropellos de los cuales fueron víctimas los jóvenes, sino también de todo el montaje” que se hizo para inculparlos, fue la encargada de dictar la sentencia que hoy mantiene a los jóvenes detenidos en la cárcel de Tocuyito. “Pero los condenó sin ningún tipo de pruebas”, dice Mora Tosca.

Para los familiares y también para la defensa, “la juez se hizo cómplice de todo”.

LA CONDENA A MUERTE

En los último días se conoció que en el penal de Tocuyito se pretende implementar el mismo régimen que en Uribana y a ellos (Baduel y Tirado), los van a ubicar con el resto de la población, algo que a juicio del abogado Mora Tosca, “es como una sentencia de muerte”, por tal motivo, la defensa formalizó una denuncia cuyo objetivo es que tomen cartas y “eviten que los dirigentes queden con el resto de los reos, porque son dos personas inocentes pagando una condena injusta en un sitio donde no deberían estar y su vida corre peligro”.

UN CASO NETAMENTE POLÍTICO

Para nadie es un secreto que el general Raúl Isaías Baduel, en su momento se convirtió en un “enemigo férreo del gobierno de Hugo Chávez”. Como consecuencia de ello, “la persecución que hoy vive su familia y las tantas torturas que ha sufrido su hijo Raúl Emilio en la cárcel”.

Las razones de la detención de Raúl Emilio es porque es hijo del General Baduel, enemigo férreo del Gobierno y quien se encargó de desenmascarar a Hugo Chávez en sus intenciones de implementar una franquicia Castro-Comunista en Venezuela y evitó la politización de las fuerzas armadas durante su gestión”, explica Mora Tosca.

En este sentido, asegura que Alexander Tirado es muy allegado a la familia y un dirigente estudiantil importante en Aragua, “ellos venían siendo como una especie de piedra en el zapato para la Gobernación de Aragua, de cierta manera casi todo los llevó a esta circunstancia”.

ESPERANZADOS EN LA LIBERTAD PLENA

Pese a las torturas “ellos siguen fuertes y esperanzados en que las cosas en el país van a cambiar, siguen con sus principios incólumes y es que la dignidad no se negocia”, dice Mora Tosca agregando que los dirigentes “nunca van a torcer sus ideales por ningún tipo de tortura que les hagan… ellos confían en que en un momento determinado van a recuperar su libertad porque saben que son inocentes, pero también saben que están peleando contra un Estado absolutamente podrido que desde hace mucho tiempo desmontó el andamiaje institucional y que acabó con la separación de poderes que es el elemento principal de una democracia”, sentenció.