El ambicioso plan de recoger la energía desde el espacio

Fuera de la Tierra, los paneles estarían expuestos a la luz solar las 24 horas del día y además con una intensidad de radiación mucho más alta, pues estarían fuera de la atmósfera.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La idea de llevar paneles solares al espacio exterior no es nueva, ni descabellada. Ya en 1978, la Nasa creó un documento en el que explica cuánto hubiese costado hacer realidad el proyecto en la época; sin embargo involucraba demasiado dinero y otros recursos.

Sin embargo, de hacerse realidad, grandioso sería su aporte. Fuera de la Tierra, los paneles estarían expuestos a la luz solar las 24 horas del día y además con una intensidad de radiación mucho más alta, pues estarían fuera de la atmósfera.

En el referido documento, la agencia espacial estadounidense planeaba mandar dos satélites al espacio cada año desde el año 2000 hasta el 2030, cada uno con capacidad para producir 5 GW. Para hacernos una idea, una producción anual de 1 GW es energía suficiente para abastecer de energía a unos 800.000 hogares, refiere El Confidencial.

Cada uno de estos satélites iría pegado a una estructura rectangular de 5,3 por 10,4 kilómetros (55,12 km2) repleta de placas solares. Esta estructura descomunal tendría que ser construida directamente en el espacio por entre 555 y 715 personas, según sus estimaciones.

Los satélites enviarían la energía a la superficie del planeta proyectándola en forma de rayo de microondas hacia receptores de unos 130 kilómetros cuadrados que convertirían la radiación de microondas de nuevo en electricidad para que pudiera ser distribuida.

LO MÁS DIFÍCIL: EL COSTO

Cada kilo de material que se coloca en órbita cuesta alrededor de 22.000 dólares y el documento de la NASA habla de estaciones espaciales capaces de generar 5GW, cuya masa oscilaría entre 34.000 y 51.000 toneladas. Es decir, que tan sólo el coste de poner en órbita todo el material necesario sería de entre 748.000 millones y 1,2 billones de dólares.

Sin embargo, la Nasa estima que, en unos 20 años, el precio de mandar un kilogramo de material al espacio será de unos pocos cientos de dólares y en 35 años podría llegar a sólo unas decenas de dólares.

Asimismo, el precio de construir las propias placas solares ha bajado una barbaridad desde que el informe fue redactado. Concretamente, el coste de construcción ha pasado de 76,67 dólares por Watt de capacidad a tan solo 0,74 dólares.

LOS OTROS RETOS

Pero, aun suponiendo que superemos todas las barreras económicas, aún quedarán grandes retos a los que enfrentarse para implementar esta tecnología.

Por ejemplo, las placas solares se desgastan 8 veces más deprisa en el espacio porque están sometidas al constante bombardeo de las partículas más energéticas emitidas por el Sol y la radiación cósmica golpearía constantemente las placas solares, además del impacto ocasional de algún pedazo de chatarra espacial y del polvo que flotan alrededor de la Tierra.

De hecho, dependiendo de la órbita en la que se colocaran los satélites ni siquiera podríamos mandar humanos para que cuidaran de ellos. Por ejemplo, a la altura de una órbita geoestacionaria la tripulación de estos satélites recibiría dosis demasiado altas de radiación como para que su estancia allí fuera segura, por lo que habría que utilizar robots para realizar las tareas de mantenimiento.

Categoría: Ciencia | Claves: Paneles solares