Las “ineficiencias” del populismo, según Pablo Pérez

"El modelo populista que quiso venderse como progresista está en una severa crisis", apuntó.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Prensa Pablo Pérez

(Caracas, Venezuela, Redacción Sumarium) – El exgobernador del estado Zulia, Pablo Pérez, señaló en su artículo de opinión que la situación en Argentina es similar a la de Venezuela, pues el gobierno saliente “pretendía ocultar el deterioro económico y social”.

Asimismo, sostuvo que el populismo es “una tendencia que busca engañar a las mayorías” y debido a “su máxima ineficiencia no sabe cómo concretar sus ofertas en realidades tangibles para las mayorías”.

“Latinoamérica producto de errores acumulados ha sido el escenario ideal para el nefasto resurgir del populismo”, aseveró al tiempo que agregó que “el modelo populista que quiso venderse como progresista está en una severa crisis”.

Recuerda que puedes recibir las noticias más importantes al momento en tu teléfono, solo sigue estas instrucciones.

A CONTINUACIÓN EL ARTÍCULO ÍNTEGRO:

El resultado electoral en Argentina es un claro síntoma del agotamiento del modelo populista en Latinoamérica, porque no ha sabido atender, ni entender, con eficiencia las exigencias del pueblo, pero sobre todo las aspiraciones de las nuevas generaciones que no se obnubilan con discursos, sino que quieren soluciones.

Guardando las distancias y las particularidades propias de cada sociedad, la situación en Argentina es muy similar a la de Venezuela con un Gobierno con rasgos autoritarios, con un régimen que pretendía ocultar el deterioro económico y social, pero por sobre todo un modelo que no generaba esperanza y motivación en el ciudadano.

El populismo es una tendencia que busca engañar a las mayorías a través de la inclusión de sus necesidades en un discurso, pero que al final por su máxima ineficiencia no sabe cómo concretar sus ofertas en realidades tangibles para las mayorías.

Latinoamérica producto de errores acumulados ha sido el escenario ideal para el nefasto resurgir del populismo. Brasil ha sido un gran ejemplo con la crisis que sacude al Gobierno de Dilma Rouseff que está en su peor momento de popularidad, pero además con una elevada tensión en las calles.

Ecuador y Bolivia también viven sus propias crisis sociales y políticas, pero fundamentadas en la ambición de eternizarse en el poder de sus gobernantes. Definitivamente el modelo populista que quiso venderse como progresista está en una severa crisis.

Es tan fuerte el parecido entre Argentina y Venezuela, que el Gobierno argentino aplicó la misma receta del terror contra la población al anunciar falsamente que si su candidato perdía, se perderían todas las supuestas conquistas de 12 años de gestión K.

Igual ocurre en Venezuela cuando el régimen trata de aterrorizar a la población, por un lado amenazando con no reconocer los resultados y por otro tratando de convencer a sus votantes decepcionados que una victoria opositora les quitará todos los programas sociales.

Las pretensiones del Gobierno colisionan con la madurez alcanzada por la mayoría en Venezuela. Una mayoría que incluye a muchos que fueron engañados por el modelo. Una mayoría que quiere cambio. Una mayoría que derrotará el terror. Una mayoría que permitirá recuperar el país. Súmate a esa mayoría. Todos somos necesarios en Venezuela.