Hija de la esposa de Joshua Holt viajó a EEUU a vivir junto a su familia política

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Más de un año después de que Joshua Holt y Thamara Caleño fueran detenidos en Venezuela por el Sebin, el 30 de junio de 2016, la hija de siete años de Caleño llegó a Estados Unidos para vivir con la madre de Holt, tras un extenso procedimiento para salir del país.

La niña es hija de Thamara y su padre falleció hace un año, por lo que había estado viviendo junto a su abuela en uno de los urbanismos construidos por el Gobierno venezolano. La madre argumentó que la pequeña tendría una mejor vida junto a la familia de Holt debido a la crisis que afecta a Venezuela.

La madre del norteamericano, Laurie Holt, contó que el miércoles ella y su esposo fueron por Nathalia al aeropuerto de Miami en lo que consideraron como un “emotivo” encuentro. Ya el día domingo, la tomaron con ellos a su vivienda a las afueras de Salt Lake City, reseñó El Nuevo Herald.

“Yo estaba llorando incluso antes de que se me acercara. Tenía la sonrisa más grande y no podía esperar a abrazarla”, resumió la madre de Holt.

“Es como si estuviera aquí una parte de Josh, me hizo sonreír por primera vez en mucho, mucho tiempo”, sostuvo la mujer.

ADIÓS A LA ESPERANZA

La madre del aprehasado en Venezuela, narró que había perdido la esperanza después de un largo año de buscar el permiso para traer a la niña a Utah, en tanto que, esperaban la aprobación de la Ley de Protección del Niño, Niña y Adolescente (Lopna).

Sin embargo, en todo el proceso, se pudo saber que la mujer y la pequeña se enviaban mensajes de texto, usando “emoticones”. Ahora, el panorama luce distinto para la niña, pues Holt es su tutora legal.

LUEGO DE LA TORMENTA SALE EL SOL

Todo fue difícil, desde la comunicación, pues los Holts no hablan español y la niña siquiera ha aprendido una palabra en inglés. Pese a ello, la traducción en línea fue un alivio. “Nos mata de risa todo el tiempo”, atizó la señora. También aseguró que se burla de todos, diciendo “cosas que sabe que no entendemos”.

Aunque sus abuelos políticos y la niña no han olvidado lo que ocurre en Venezuela, tuvieron tiempo para ir al centro comercial y compraron ropa y algunos juguetes. De hecho, de acuerdo con el referido diario, a la pequeña le encanta Frozen y los peluches My Little Pony.

NO TODO FUE JUEGO

Otro de los aspectos que preocupaba a los padres de Holt era la integridad física de la niña. Por eso, le realizaron unos exámenes de rutina que arrojaron que está bien de salud y se pudo incorporar el miércoles a la escuela.

La mamá de Holt estima que un día su hijo y su pareja se encuentren con la pequeña y puedan gozar de una vida en Utah.

“Aunque no sea su padre biológico, sé que lo adora y llama papi”, finalizó la mujer.