Le perdonó la vida a una mujer en masacre racista para que contara la historia

La matanza causó gran conmoción en la opinión pública nacional e internacional, en momentos en que Estados Unidos está sumido en una serie de episodios que dejan en evidencia sus tensiones raciales

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Charleston, Estados Unidos. AFP).- Una sobreviviente de la masacre racista el año pasado en una iglesia de la comunidad negra en el sureste de Estados Unidos dijo este miércoles que el atacante le perdonó la vida para que contara la historia.

Polly Sheppard, de 72 años, dio su testimonio en un tribunal federal en Charleston, Carolina del Sur, durante el juicio contra el supremacista blanco Dylann Roof, de 22.

El 17 de junio de 2015, Roof entró a la iglesia metodista episcopal africana Madre Emanuel y masacró a nueve personas. Ahora enfrenta 33 cargos y la fiscalía pide la pena de muerte.

Este miércoles, Sheppard describió con calidez a los nueve hombres y mujeres que murieron esa tarde cuando participaban en un grupo de estudio de la biblia. Contó que ella no pensaba quedarse, pero que su amiga Myra Thompson -quien luego murió- le insistió en que lo hiciera.

“Tenía planes de escaparme”, contó Sheppard, con una sonrisa. “Pero (Thompson) no dejaba de vigilarme”.

Luego Roof entró a la iglesia, se unió al grupo y recibió una biblia y un panfleto. Casi una hora después, cuando todos se pusieron de pie para rezar con los ojos cerrados, Sheppard escuchó los primeros disparos.

Contó que se refugió bajo una mesa y, tras varios tiros, vio las botas del asesino delante de ella. 

“¿No te disparé todavía?”, le preguntó Roof.

“No”, respondió Sheppard.

“No lo haré. Necesito que cuentes la historia”, dijo el joven, según el relato de la mujer.

Sheppard también contó al jurado la forma en que Roof ejecutó a Tywanza Sanders, quien tenía 26 años. “¿Por qué haces esto? No he hemos hecho nada”, dijo Tywanza, herido e incorporándose sobre sus codos, al atacante.

“Alguien tenía que hacerlo porque, sabes, los negros están matando a los blancos todo el tiempo en la calle y están violando a las mujeres blancas”, dijo Roof. Esta declaración también fue grabada por las cámaras de vigilancia.

La madre de Tywanza, Felicia Sanders, dio un emotivo testimonio la semana pasada sobre esta escena que hizo llorar al público y a algunos miembros del jurado. Durante su relato en el tribunal, la madre de Roof sufrió un infarto y fue llevada a una urgencia.

En su llamada al número de emergencias 911, se escucha a Sheppard decir: “Hay muchos heridos, le disparó al pastor, le disparó a todos en la iglesia, por favor vengan ya”.

PROPIA DEFENSA

La fiscalía redondeó su caso el miércoles y la defensa no llamó a ningún testigo. El abogado David Bruck ya había dicho que no cuestionaría los hechos ni los testimonios de la fiscalía.

En el tribunal, Roof miraba al estrado sin mostrar emociones. Si es hallado culpable en esta fase, el proceso continuará con la evaluación de la sentencia. En esa segunda fase Roof decidió representarse a sí mismo.

Antes del ataque, Roof escribió un manifiesto que subió a una página web, según se supo durante el juicio.

“La segregación no era mala. Era una medida defensiva. No sólo nos protegía de interactuar con ellos y de resultar heridos, sino además nos protegía de caer a su nivel”, escribió.

En su coche, el atacante tenía una lista de seis iglesias de la comunidad negra en Charleston -incluida la que fue objeto del ataque-, una Glock .45 y más municiones.

los investigadores también hallaron una bandera confederada -considerada un símbolo racista- y un suéter con un gran “88”, cifra con la que los supremacistas blancos abrevian el saludo nazi “Heil Hitler”.

La matanza causó gran conmoción en la opinión pública nacional e internacional, en momentos en que Estados Unidos está sumido en una serie de episodios que dejan en evidencia sus tensiones raciales.




Categoría: Mundo | Claves: Ataque Racismo