Dos astros en direcciones opuestas: Robinho y “Ney”

Tras el "Mineirazo", Brasil empezó otro proceso de renovación con Neymar aún como líder pero con caras conocidas: Dunga y Robinho, siempre Robinho

Créditos: Ricardo Moraes / Reuters
Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Santiago, Chile. DPA) – El ascenso de Neymar siempre fue paralelo al descenso de Robinho. Sus carreras recorrieron direcciones opuestas y ahora se vuelven a cruzar en la Copa América, en la que el veterano delantero debe cubrir la ausencia del gran astro de Brasil.

Sin el sancionado Neymar, Brasil confió el domingo su ataque al joven Philippe Coutinho y a Robinho, que no había disputado ni un minuto en los dos primeros partidos, pero que brilló, asistió en el primer gol y dejó retazos de lo que fue. “Tenemos que aprender a jugar sin Neymar y es responsabilidad de todos”, dijo el domingo, erigido en portavoz de un discurso institucional que se contrapone con la realidad de lo poco que encuentra Dunga en su banquillo para suplir a la estrella.

Hasta su salida a Europa, Robinho fue la referencia del Santos, que después encontró a Neymar. En la selección brasileña sucedió algo similar.

LA PRIMERA ETAPA DE DUNGA, CON ROBINHO AL FRENTE

Dunga asumió la “canarinha” tras el fracaso de un equipo lleno de estrellas en el Mundial de Alemania 2006 con Ronaldo, Ronaldinho, Adriano y Kaká. El férreo ex centrocampista se puso en manos de Kaká y sobre todo de Robinho, en el que siempre confió pese a que el fútbol del ex jugador de Real Madrid y Milan siempre estuvo bajo sospecha.

Dunga ganó la Copa América en 2007 y la Copa Confederaciones de 2009 con Robinho como estandarte, y con él también sucumbió en el Mundial de Sudáfrica 2010. Fue el segundo máximo goleador y el segundo futbolista con más partidos jugados en el primer ciclo del técnico.

Comenzó una nueva era de renovación, pero ante la ya palpable ausencia de estrellas, el nuevo seleccionador, Mano Menezes, siguió confiando en Robinho y le dio incluso la capitanía para apoyar al emergente Neymar, que debutó de amarillo el 26 de julio de 2010.

El “pais do futebol” quería, sin embargo, más caras nuevas, nada que recordara a la áspera época Dunga. No sabía que lo que vendría después sería mucho peor: un descenso progresivo hasta la derrota por 7-1 ante Alemania el 4 de julio del año pasado en el Mundial en casa.

Menezes había sido destituido en noviembre de 2012, y Luiz Felipe Scolari, el hombre llamado de urgencia para armar el equipo del Mundial en Brasil, no contó finalmente con Robinho. Al tiempo que el “rey de las pedaladas” decaía y regresaba al Santos, Neymar deslumbraba en Europa y en la “selecao”.

LA RENOVACIÓN QUE LIDERA DUNGA

Neymar junto a Robinho. Créditos: Instagram de neymarjr

Tras el “Mineirazo”, Brasil empezó otro proceso de renovación con Neymar aún como líder pero con caras conocidas: Dunga y Robinho, siempre Robinho.

“Está aquí por su calidad, su talento y su desempeño en el campeonato paulista”, defendió Dunga antes de la Copa América la inclusión del veterano de 31 años, el único superviviente, junto a Dani Alves, de la primera era del seleccionador.

“Lo hemos llamado por su competencia y calidad, y además agrega que es extrovertido y positivo, lo que siempre fue durante toda su carrera”, agregó el técnico sobre un jugador que el domingo tras el partido ante Venezuela mostró ante los medios su habitual sonrisa, pero también unas gafas que le dan cierto porte de madurez y de reflexión.

Eso es lo que busca Dunga, al que no sólo le falta el talento del que siempre dispuso Brasil, sino también responsabilidad e historial en el proceso de renovación total que ha emprendido. “Es un jugador de gran experiencia que va a ayudar a los más jóvenes”, dijo el técnico.

Robinho, que fue siempre el ídolo de Neymar, aceptó un papel secundario que ahora debe convertir en protagonista tras la sanción al astro, que le impedirá jugar lo que resta de la Copa América. “Tenemos otros jugadores que pueden marcar la diferencia, como el propio Robinho, que estaba en el banco y fue uno de los mejores jugadores”, lo elogió el domingo su compañero Thiago Silva tras el partido número 96 del atacante con la “selecao”.

Cuando Robinho explotó con el Santos en 2002, Neymar era tan sólo un niño de diez años que se fijó en él como referencia y copió ese estilo atrevido e irreverente que comparten. Además de en la selección, llegaron a jugar juntos seis meses en el “Peixe” en 2010.

Cuando en octubre de 2013 los dos jugadores se enfrentaron en un duelo Barcelona-Milan en la Liga de Campeones, “Ney” publicó una foto en la que se le veía de niño junto a su ídolo, al que superó ya ampliamente. Ahora, tras la sanción, es el joven el que da el relevo al veterano para demostrar de nuevo el fuerte vínculo que hay entre dos carreras que fueron por caminos opuestos.