“No hago la cola por gusto, sino porque gano sueldo mínimo”

Conseguir productos regulados en Venezuela, en especial en zonas fronterizas, se ha vuelto un vía crusis

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – “Todos me preguntan por qué hago estas colas aquí tantas horas, y la verdad es que no es por gusto, sino porque yo ganó sueldo mínimo”, este es el duro relato de Janier Fernández, padre de dos hijos pequeños, a quien la necesidad lo hizo esperar durante horas el Sábado Santo.

Para Fernández la única alternativa de conseguir resolver la mesa de su casa en con la compra de productos regulados, “sino no podríamos comer. Hoy, en vez de estar descansando estoy aquí, y el jueves y viernes Santo fue lo mismo, en toda la semana ni a la iglesia he podido ir”.

Él es solo uno de los cientos de zulianos que este Sábado de Gloria, fecha de luto, recogimiento y oración para la Iglesia Católica, tuvo que dejar las tradiciones religiosas para salir a un supermercado con la esperanza de comprar dos paquetes de harina de maíz y un litro de aceite.

Tal y como reseña Versión Final, los rostros insolado de la gente en la avenida La Limpia daba testimonio de las largas horas que esperaba por entrar a comprar, entre ellos estaba Gabriel Pérez, de 63 años, quien no pudo asistir a la Vigilia Pascual por razones obvias.

“Estoy cansado ya de tanto esperar, pero vengo de Bicentenario y Kapital de 5 de julio, donde el despelote es tan grande que uno jamas podría entrar, creo que ni a la vigilia pascual podré ir hoy porque estoy muy cansado”, dijo con pesar.