¿Está Venezuela preparada para establecer penas de cadena perpetua?

El 68% de la población venezolana está de acuerdo con implementar condenas a cadena perpetua para asesinatos, secuestros y violaciones.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Un fuerte debate surgió entre los venezolanos luego de que el alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho, emitiera comentarios a través de la red social Twitter, sobre las condenas que se deberían aplicar en Venezuela contra aquellos que cometan delitos y crímenes.

Ante la ola de inseguridad que golpea al país, Muchacho exhortó a las autoridades a aplicar como condena la cadena perpetua, para aquellos delincuentes de alta peligrosidad.

La constitución de la República Bolivariana de Venezuela no contempla condenas como la cadena perpetua.

“Lo que planteamos es algo que debe dar pie para un debate, ya que no es posible que delincuentes de alta criminalidad gocen de beneficio procesal y mientras esto ocurre salen a las calles a seguir cometiendo delitos”, destacó Muchacho durante una entrevista concedida a Sumarium.

Para el alcalde, el sistema judicial venezolano presenta un fuerte deterioro por lo que es imposible que el mismo funcione correctamente. “El sistema es una mesa con cuatro patas, una de ellas son los policías, si estos hacen bien su trabajo entonces pasamos a la otra, los fiscales, si nos conseguimos a un fiscal bueno el caso pasará a manos de un jueces, de resultar como se espera el detenido va a parar a la última pata de la mesa que son los centros de reclusión, los cuales no ayudan a la formación o al correctivo del delincuente sino que lo empeora aún más por el nivel de corrupción que existe en estos centros”.

“No esperamos que entren a las cárceles asesinos en serie y luego salgan como monaguillos, pero por lo menos esperamos que estén en un centro de reclusión que no sea la universidad del delito o el postgrado en cómo delinquir y ser aún más cruentos. Eso es realmente lo que pedimos”, señaló.

Desde policías que cumplan con su labor, hasta juzgados que hagan su trabajo correctamente, es uno de los mayores anhelos de Muchacho. “Apostamos a que todos puedan tener éxito en su gestión, ya el fracaso de los organismos públicos le cuestan mucho a los venezolanos. Desde el fracaso de un Presidente, un ministro hasta un alcalde, es una tragedia para los venezolanos, por ello, nosotros apostamos al éxito, pero necesitamos de cárceles que funcionen”, precisó.

Pero, ¿será posible la implementación de cadenas perpetuas en un país donde prevalece el retardo procesal penal y las cárceles están sobrepobladas en su mayoría?

¡Sería una locura! Así lo señaló el director ejecutivo del Foro Penal Venezolano, Alfredo Romero, quien además sostiene que no se puede hablar de condenas a cadena perpetua en un país donde legalmente no esté permitido y la confianza no prevalece en los órganos encargados de impartir justicia.

“Nuestra constitución establece una pena máxima de treinta años de prisión, ya por ahí es imposible y anticonstitucional”, aseguró Romero, al tiempo que destacó que el problema con la delincuencia no es si se establecen o no condenas a cadena perpetua o si los criminales están presos, para Romero el problema radica en primer lugar en que muchos jueces de control son personas provisionales o temporales, en segundo lugar en que la carga de trabajo de los tribunales impide que los propios jueces tenga la posibilidad de realizar las labores adecuadas para determinar que delincuente puede ir a la cárcel o no y por último, la falta de confianza en el sistema de justicia venezolano.

EL PROBLEMA: LA FALTA DE CONFIANZA EN EL SISTEMA DE JUSTICIA

La falta de confianza y más importante la poca credibilidad del sistema de justicia se han convertido en un gran problema para los ciudadanos, ya que las víctimas de la delincuencia no formulan sus denuncias por lo tortuoso que resulta entrar en el ciclo oscuro de un sistema que en ocasiones, implica largas colas en tribunales o la deshonestidad existente, explicó Romero a Sumarium.

En este sentido indicó que “lo que sí es cierto es que una de las causas básicas de la delincuencia está en la deficiencia del sistema de justicia”.

“SISTEMA DE JUSTICIA”

El sistema de justicia penal venezolano se encuentra conformado por cuatro instancias fundamentales: policías, fiscales, jueces y el sistema penitenciario; pero está muy mal visto a nivel mundial.

Según un estudio publicado por el Proyecto de Justicia Mundial (World Justice Project) organización internacional que auspicia el Foro Mundial de Justicia, Venezuela está ubicado en el puesto 97 en justicia criminal de los 97 países analizados, por debajo de Honduras, Bolivia, Nigeria y Camerún.

“El sistema de justicia ha llegado al colmo de que no solo no es creíble e ineficiente sino que además es utilizado como arma de persecución política”, manifestó Romero.

“CUERPOS POLICIALES”

En 2009 el gobierno de Venezuela creó la Policía Nacional Bolivariana (PNB), la cual representa “el máximo exponente del nuevo modelo policial”

Romero destaca la necesidad de hacer saber que muchas de las deficiencias del sistema de justicia también vienen de los cuerpos policiales ya que no cuentan con la preparación suficiente que les permita armar expedientes adecuados que sirvan luego a los tribunales de control para que estos puedan determinar o no si una persona es responsable de algún hecho.

La ineficiencia en el sistema va desde los policías hasta las cárceles.

Según el director ejecutivo del Foro Penal Venezolano ni el sistema de justicia, ni la sociedad venezolana están preparados para la implementación de cadenas perpetuas, porque no existe la confianza en quien dictamina las condenas.

“Antes de hablar de penas, tienes que confiar en quien las decreta. Si no hay confianza en el juez que es el que decide colocar una pena de un mes o de 30 años ¿Cómo le vas a dar la posibilidad a ese mismo juez para que coloque una pena o una condena mayor?”, dijo Romero.

Romero fue enfático al manifestar que el sistema de justicia amerita entre otras cosas que los jueces sean elegidos no a dedos sino por concursos. “Venezuela necesita de jueces eficientes que no dependan de la decisión del poder ejecutivo”

LO QUE PIENSAN LOS VENEZOLANOS

Luego del revuelo que causó el tema planteado por el alcalde del municipio Chacao, el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, se refirió a lo expuesto asegurando que con el tema de la inseguridad la población va llegando a límites donde cada vez será mayor su exigencia de penas extremas y duras acciones contra la delincuencia.

En este sentido precisó que el 68% de la población venezolana está de acuerdo con implementar condenas a cadena perpetua para asesinatos, secuestros y violaciones.

Pese a las exigencias de la gente de cara a un problema que se ha vuelto cotidiano como lo es la inseguridad y la impunidad, León sostiene que resultaría imposible resolver el problema de la inseguridad mientras que el riesgo que tenga la gente común sea mayor que el de los delincuentes.

Por lo tanto, para el Presidente de Datanálisis es inaceptable que los derechos humanos de los delincuentes sean mayores y estén más protegidos que los de las víctimas. Pero para León resulta más sorprendente que en muchas oportunidades los policías en Venezuela están en clara desventaja frente a los delincuentes.

LAS CÁRCELES VENEZOLANAS Y EL RETARDO PROCESAL PENAL

Según el Observatorio Venezolano de Prisiones 16.318 personas han resultado heridas en los centros de reclusión. Crédito: OVP

Según datos del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), para el año 2014 Venezuela contaba con una población penal de 55.007 reclusos de los cuales, 64,56% están procesados, 31,58% tienen penas, un 2,9% se encuentra en destacamento de trabajo, mientras que el 0,9% permanecen en régimen de confinamiento.

Una evidente mayoría de la población privada de libertad carga la condición de procesados debido al retardo procesal penal, un virus que sin duda ha contaminado el sistema penitenciario atentando contra el debido proceso.

De los privados 51.747 (94%), corresponden a hombres, mientras que el 3.260 (6%) son mujeres que se encuentran distribuidos en 12 centros penitenciarios, 15 internados judiciales, 15 anexos femeninos, una penitenciaría general, 2 comunidades penitenciarias, una cárcel de mujeres (INOF) y 4 colonias agrícolas, ubicados en todo el territorio nacional.

El hacinamiento en las cárceles del país alcanza un 190%, esto debido no solo al retardo procesal penal, sino también a las diversas reformas al Código Orgánico Procesal Penal, la falta de nuevos centros de reclusión y el uso excesivo de la prisión como sanción casi exclusiva.


Una vez más los venezolanos se encuentran enfrentados en un debate nada oficial de algo que sin duda nos compete a todos, ya que de alguna u otra manera a diario escuchamos de un caso de inseguridad, o somos víctimas de un hampa desbordada.

El caso es que al momento de hacer su planteamiento, Ramón Muchacho no estaba tan lejos de la necesidad de seguridad, protección o justicia que hoy reclaman la habitantes de un país que actualmente cuenta con la segunda ciudad más violenta del mundo.

Lo evidente es que Venezuela pese a toda la crisis de inseguridad que vive, no está preparada para afrontar condenas a cadena perpetua por el deterioro y la ineficiencia presente en todo su sistema judicial.