El Gobierno “necesita rehenes para negociar” en el diálogo

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La integrante del Foro Penal Venezolano (FPV) y asilada política Tamara Suju señaló que la acusación que le hiciese Diosdado Cabello cuando fue presidente de la Asamblea Nacional de “traición a la patria” fue sin fundamento.

“Una acusación sin fundamento porque, como abogada y defensora de los derechos humanos, me cuidaba con celo de no realizar ningún acto fuera de la Constitución y de las leyes, pero obviamente no podía callar ante los casos de torturas a estudiantes detenidos en las manifestaciones, y que el Gobierno los convirtió en presos políticos”, dijo en una entrevista exclusiva con la periodista Elizabeth Araujo, publicada en el portal de Tal Cual.

Asimismo, indicó que “esta intensa persecución contra todo el equipo de trabajo del Foro Penal Venezolano me obligó a salir del país en 2014 tras una situación de acoso policial, revisión de mis correos e intercepción de llamadas telefónicas. Fue entonces cuando, después de una acusación pública del entonces ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, y de las palabras de Cabello, mis compañeros me invitaron a abandonar el país bajo la premisa de que sería más útil afuera que presa“.

Denunció que en Venezuela “los organismos de seguridad del Gobierno repiten el mismo patrón de tortura: aislamiento total, aplicación de electricidad en zonas sensibles del cuerpo, asfixia mecánica, tortura sexual (entiéndase desde la verbalización y las amenazas explícitas sexuales hasta la violación), entre otras. Esas torturas se siguen aplicando sin piedad. Es un patrón fijo de la Guardia Nacional, Sebin, Cicpc, Policía Nacional Bolivariana y otros cuerpos, hechos que la propia Defensoría del Pueblo conoce”.

Sostuvo sobre el tema del diálogo, que “este gobierno, que ha sido calificado de forajido, necesita rehenes para negociar. Y eso lo están haciendo ahora. Sueltan 30 y ponen preso a 60 personas injustamente. Están jugando con el derecho a la vida: no hay alimentación, la gente se está muriendo de hambre”.

Acotó que tiene “cifras de grupos familiares donde solo come uno solo de los hijos en detrimento de los otros. Hasta algunas veces, la madre no come, para dejárselo a sus hijos y lo que le deja es poco. Se está jugando con el derecho de la vida“.

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO PUBLICADO POR EL MEDIO, PULSE AQUÍ.