Usar las TDC ahora es más rentable que nunca

Mientras que la inflación del 2015 cerró en 181%, el banco solo generó intereses de 29%

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Dado al desfasado valor del salario en relación con el real costo de la vida, últimamente ha aumento la tendencia de usar las tarjetas de crédito (TDC) para cubrir los gastos básicos como alimentos y salud, situación que causa precaución entre los consumidores por el endeudamiento.  Sin embargo, en la actualidad usar este recurso es mas rentable que nunca.

Según un articulo publicado por el portal Versión Final, como la tasa de interés es mucho menos que la inflacionaria, los usuarios tendrán la oportunidad de cancelar sus gastos, que en poco tiempo serán menos representativos que al momento que fueron adquiridos.

Según la explicación del especialista en materia económica, Carlos Montero, mientras que la inflación del 2015 cerró -según cifras oficiales- en 181%, el banco solo generó intereses de 29%. “Aun cuando no compras en el momento lo que pretendes adquirir, ese producto va a aumentar más rápido de lo que la banca te va a cobrar a ti”, señaló.

INTERÉS

En los países cuyas economías funcionan de manera normal, el índice de inflación está por debajo de los intereses o cerca, pero en Venezuela el escenario es todo lo contrario. El BCV oficializó en Gaceta desde marzo de 2016 que la tasa de interés activa máxima anual a ser aplicada por las instituciones bancarias será de 29%, la mínima de 17% y la máxima a cobrarse por las obligaciones morosas de sus tarjetahabiente estará en 3% adicional a la tasa pactada, convirtiéndose así en la más elevada frente a los créditos destinados obligatoriamente a los sectores turístico, manufacturero, agrícola, microempresarial e hipotecario.

Los especialistas afirman que a pesar de ser esta una tasa negativa, los bancos siguen aumentando el límite de créditos al consumo que dan a sus clientes porque estos son los que traen más beneficios, siguen siendo rentables y les generan más intereses. Es decir, que aunque macroeconómicamente la situación sea complicada, la banca sigue estable y funcional, la morosidad y los litigios no han aumentado de manera relevante, y los clientes siguen solicitando tarjetas.

Según Carlos Calderón, presidente de la Asociación de Usuarios del Sector Financiero (Ausfin), para el 2015 había aproximadamente cinco millones de plásticos en el mercado y casi tres millones de titulares. “Hay un importante número de bancarizados que tienen tarjeta de crédito; la mayoría lo busca porque hay muchas operaciones cambiarias que se hacen con ellas, aunque hoy solo se pueda por la banca publica”, dice Castellano, para quien “tiene total sentido endeudarse en Venezuela” frente a este contexto.

AJUSTE NECESARIO

No obstante, el problema radica en que se está generando una “bola de nieve”, según el conomista y profesor Alberto Castellano, porque la inflación se ha podido “soportar” hasta ahora bajo estas dinámicas, pero en algún momento tendrá que hacerse un ajuste en la economía y las tasas de interés tendrán que aumentar.

“Si esto ocurre, muchos créditos entrarán en un mismo momentos en mora y no solo se verán afectados los tarjetahabientes que se estarían imposibilitados a pagar las cotizaciones, sino la banca, porque se puede generar una crisis financiera nacional”, asegura.

Para leer el articulo completo, haga click aquí