Se cumplen 50 años del terremoto que sacudió a Caracas en 1967

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) El 29 de julio de 1967 a las 8 de la noche, Caracas se estremecía nuevamente con un terremoto de magnitud 6.7 grados en la escala de Ritcher, el cuál tuvo su epicentro en el litoral central a 20 km de la ciudad y duró aproximadamente entre 35 y 55 segundos afectando mayormente las zonas del este y el Litoral Central. Este movimiento telúrico fue llamado “Terremoto Cuatricentenario de Caracas”

La magnitud del terremoto no respetó las poderosas estructuras que eran consideradas indestructibles. Varios edificios de la ciudad se vinieron abajo, decenas de avisos luminosos se cayeron y varias de las paredes demolidas destruyeron parcialmente vehículos que se hallaban estacionados.

Entre Los Palos Grandes y Altamira, se derrumbaron 10 edificios. Hacia la zonas de Lídice, Manicomio, La Pastora y San José, el violento sismo hizo sentir sus efectos de manera especial, debido a las antiguas construcciones de la mayoría de las viviendas de esa zona norte de la ciudad.

Solamente en La Pastora, más de 200 casas resultaron destruidas parcialmente, y en la mayoría de ellas se desplomaron las cornisas, dejando en medio de la calle y en las aceras gran cantidad de ladrillos y demás materiales de construcción.

En Caraballeda, cinco de los once pisos del edificio Mansión Charaima quedaron destruidos. También el Hotel Macuto Sheraton sufrió fuertes daños en sus estructuras, según reseñó Globovisión

En la Catedral de Caracas, ubicada en el centro de la ciudad, se estaba oficiando una misa cuando al momento del terremoto los vitrales del templo súbitamente explotaron y los feligreses que estaban cerca se alejaron rápidamente hacia la Plaza Bolívar. En pocos segundos la centenaria Cruz Pontifical que coronaba la fachada se desplomó en caída libre hasta golpear el suelo, fragmentándose en pedazos quedando marcada su silueta en el mismo. Uno de los presentes recordaría el hecho con las siguientes palabras: “Vi cuando la cruz se desprendió y quedó grabada en el piso como una quemadura de hierro candente; en ese preciso momento el terremoto cesó”, lo que hizo que muchas personas atribuyesen esto como un milagro divino y durante varios días dicha silueta era venerada por los fieles hasta que, el 2 de agosto, las autoridades decidieron remover el trozo de concreto sin dar más explicaciones.

Al fuerte sismo le siguieron un total de 30 réplicas, todas de menor intensidad, cada una de las cuales llenaba de pánico a quienes las sentían, ya que tenían el temor del primer sismo, que fue considerado un terremoto por la gravedad de su magnitud y la cifra de muertos que se calculó en 236.




Categoría: Venezuela | Claves: Terremoto de Caracas